Ethereum
La moneda nació la década pasada de la mano de Vitalik Buterin. | Fuente: Unsplash

Las criptomonedas también se actualizan y Ethereum, la segunda más grande del mundo en capitalización del mercado, está realizando un gran cambio en su tecnología blockchain en lo que se ha llamado el ‘London Hard Fork’ o ‘gran bifurcación de Londres'.

La última gran actualización del Ethereum ha beneficiado a la moneda y, en solo un día, ha logrado un incremento del 9% en su valor, rozando los 2700 dólares cada unidad, según CoinMarket Cap. Pero, ¿qué está pasando?

Mejoras en el Ethereum

El principal cambio en el Ethereum, en simples términos, es que los usuarios, al comprar, vender o transferir criptomonedas, no deberán pagar altas comisiones (también llamadas tarifas de gas) por transacción.

La Propuesta de Mejora de Ethereum (EIP) 1559 busca que las comisiones ya no sean fluctuantes, sino fijas en función a la congestión de la red y que parte de ellas se “quemen”: que se envíen a una billetera sin dueño para no volver a estar en circulación. Esto, a largo plazo, hará que a menos monedas el precio de cada una de ellas sea mayor.

Por el momento, los cambios iniciales de protocolo han sido bien aceptados, aunque no dejan de ser criticados por la comunidad “minera” de Ethereum que se llevaba gran parte de las recompensas de las comisiones.

Ethereum 2.0: se vienen más cambios

Pese a ello, aún se esperan mayores cambios.

Ethereum se sigue preparando para virar a Ethereum 2.0, su mayor actualización en años de existencia. Las cadenas de bloques (blockchain), conocidas como el gran libro de cuentas de la moneda, operarán de tal manera que los usuarios serán parte de la prueba de participación, una forma de minado distinto al actual: para ser recompensados con nuevas monedas, no deberán realizar cálculos algorítmicos con grandes minas de computadoras super potentes, sino apostar sus propias monedas para validar transacciones, lo que también mejora sus oportunidades de “ganar”.

En el Ethereum 2.0, la cadena de bloques Ethereum seguirá necesitando mineros, pero el papel de los validadores de transacciones se trasladará a los grandes poseedores de tokens.

Aunque aún falta mucho camino para estos cambios, la actualización ya está puesta en marcha. Ethereum, además de tener un valor en cada una de sus monedas, también ofrece la oportunidad de crear contratos inteligentes en internet, por lo que cada vez más inversionistas han puesto sus ojos en ella. No por algo es la segunda moneda más grande del mundo, solo por detrás del bitcoin.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.