Si hay equipos que queremos ver de cerca este año, esos son los teléfonos plegables. A pesar de que solo conocemos dos marcas capaces de traer al país estos dispositivos (Samsung aun nos debe una primera repasada al Galaxy Fold mostrado en San Francisco), lo cierto es que no hemos tenido la chance de acercarnos tanto a este nuevo formato. Hoy, eso cambio. Hoy tuvimos un primer acercamiento al Huawei Mate X, el smartphone de pantalla flexible de la compañía china presentado en el MWC 2019.

Antes de tener entre las manos al equipo, tuvimos algunas restricciones por parte de la marca. Estas condiciones, debo aclarar, son frecuentes cuando estamos frente a un prototipo o un producto que no es la versión final. En el caso de este Mate X, es uno de los pocos que ha rondado por Latinoamérica. Estas restricciones fueron: no podíamos doblarlo, ni podíamos tomar fotos de ciertas partes del equipo. Advierto de estos detalles, pues fueron aceptados por los pocos periodistas que tuvimos este acceso temprano.

Quiero “desglosar” mis impresiones acerca de mi encuentro con el Mate X:

Sus medidas no son poca cosa. Estamos ante un equipo de 295 gramos de peso, que mantiene un grosor de 11 milímetros cuando doblamos la pantalla. Sin embargo, al extender la superficie de la pantalla al modo “Tablet”, este grosor desciende a 5,4 pulgadas. Este “casi cuadrado” de OLED plástico – recordemos que la pantalla de vidrio flexible sigue en desarrollo – se extiende hasta los 161,3 por 146.2mm, dejando un pequeño borde abultado para toda la parte de sensores fotográficos y conexión a la placa base.

Hereda mucho de la gama alta 2018 / 2019. Este nuevo equipo integra el procesador Kirin 980, el mismo que vemos en el Mate 20 Pro y el P30 Pro. Cuenta además con 8GB de RAM y 512GB de memoria interna, pero se diferencia del resto de la gama alta china por la inclusión del Balong 5000, el modem con conectividad 5G para esta edición. Además, cuenta con un sistema de sensores fotográficos similares al del Mate 20 – aunque Huawei nos advirtió que el modelo final podría incluir los sensores del P30, con excepción del lente periscópico – y lleva un sensor principal de 40MP, otro ultra amplio de 16 y un telefoto de 8MP. A diferencia del Mate 20, este equipo cuenta con un cuarto sensor ToF para medir distancias y obtener información adicional usada en la fotografía computacional.

Se siente el “bump” en la pantalla. Lo tengo que decir, porque fue lo que noté. La pantalla desplegada deja aun una división que sobresale, la que forma el codo de la pantalla cuando es plegada a modo “smartphone”. Al tener el modo extendido, el dedo salta un poco al pasarlo por encima del panel de 2200 por 2048 píxeles. Al no poder doblarlo, no podíamos sentir qué tanto puede levantarse al momento de cambiar de tamaños. Eso sí, al no ser de vidrio, se siente un acabado distinto, ligeramente tosco. Ligeramente digo, no es un tema que me preocupe.

Carga doble en menos tiempo. Uno de los detalles mencionados en el Keynote de Barcelona fue el de la capacidad de cargar dos baterías en menos tiempo. Debajo de las dos pantallas se esconden dos baterías que, en conjunto, suman 4500 miliamperes, que pueden ser cargadas hasta un 85% por media hora, gracias al cargador de 55 watts que se incluye en la caja. Durante nuestro tiempo de prueba, el equipo no drenó mucha energía.

Un software verde, pero que puede crecer. ¿A qué me refiero con este punto? EMUI no es la mejor personalización de Android, pero en esta Tablet se nota más su poca implementación. A diferencia del software mostrado por Samsung, y la versión One UI que integra el Fold – trabajada en conjunto con Google, vale aclarar – este equipo no parece estar tan bien adaptado para Tablet. La navegación a pantalla partida no incluye un modo horizontal, por ejemplo. SI bien puedes partir la pantalla para ver dos apps al mismo tiempo, no podrás ver un video en un panel completo, sino que será recortado para entrar horizontalmente en un modo vertical. Es decir, no puedes llenar con el video la media pantalla que le corresponde, sino que se rellena con anchos bordes negros. Falta trabajar en situaciones más intuitivas, respecto al modo Tablet.

Las mismas cámaras para todo. Ya había mencionado las cámaras, pero en este apartado, quiero destacar que el formato permite usar toda la potencia de los sensores fotográficos principales para el modo “selfie”. Al doblar la pantalla, la base en donde descansan los sensores puede quedar frente al usuario, aprovechando que en “modo teléfono”, la pantalla también puede usarse con las cámaras mirando hacia adelante. Puedes usar el “Modo Noche Selfie”, y tomarte fotos con enorme proceso fotográfico. Incluso con angular o telefoto, tus selfies serán distintas.

Una mano y la estabilidad al toque. Cuando agarras la Tablet con una mano, la otra mano queda lista para dar toques a la pantalla. Lo ideal es que la pantalla se mantenga firme en cada pulsación. El problema está en el grosor de este modo, pues sus poco más de 5 milímetros no parecen aguantar las pulsaciones constantes de un dedo. Es decir, cada vez que le das clic a la pantalla, la resistencia del panel es menor frente a una Tablet o un teléfono, que cuenta con un soporte mejor. Piensa en un calendario de cartón en un escritorio, el cual debes golpear al otro extremo. Se va a ir para atrás.

Precio y disponibilidad. Tal y como se comentó en el Keynote del MWC, el equipo llegará a un costo de 2399 euros y tendrá disponibilidad en la segunda parte del año. Sin embargo, una web china publicó una web en donde se podía ver que el equipo saldría a la venta en junio. Huawei Perú mencionó que ya se ha presentado este equipo a operadoras locales, por lo que se espera en un momento su presencia en los catálogos de las operadoras del país.

¿Qué opinas?