Cinco lugares -no tan comunes- que tienes que visitar durante tu estadía en Barcelona

Circos ocultos en bosques, el más dulce museo y un parque temático de terror no apto para cualquiera. Descubre cinco extraños lugares que puedes visitar durante tu estancia en la ciudad española.

Barcelona es la ciudad más poblada de España después de Madrid. | Fuente: Flickr

Recorrer Las Ramblas, pasear por el Barrio Gótico y visitar la Sagrada Familia son, en definitiva, actividades que debes realizar durante tu paso por el corazón de Cataluña. Pero, si eres un turista curioso, puedes ir más allá y descubrir otros lugares de la ciudad española que, seguramente, te harán disfrutar al máximo tu estadía. Porque Barcelona es mucho más.  

1. MUSEO DEL CHOCOLATE

Sin duda, visitarlo endulzará tu estancia. Ubicado en el antiguo convento de Sant Agustín, en el barrio del Born, el Museo del Chocolate es un espacio dedicado exclusivamente a todo lo relacionado al cacao.

El Museo ofrece un concurso anual internacional de figuras hechas solo a base de chocolate. | Fuente: Flickr

Y es que Barcelona tiene una larga historia con el chocolate. Desde el siglo XV, este alimento tuvo un papel fundamental en la actividad social y económica de la ciudad, pues desde el puerto se comercializaba hacia otros lugares de Europa. Es más, durante el siglo XVIII el ejército borbónico ya consumía chocolate: según las ordenanzas de la época, el cacao debía ser incluido en los menús de las academias militares.

En este lugar tiene como función principal acercar la historia del chocolate a sus visitantes: para este fin se realizan recorridos por sus orígenes, se conocerán sus propiedades y su valor nutritivo y se organizarán talleres tanto para niños como para adultos.  

2. LA TORRE BELLESGUARD 

Su nombre se traduce en “Bella mirada”, debido a que solía ser un pequeño castillo, desde donde se divisaba el mar y parte de la ciudad de Barcelona. Se trata de un tesoro de estilo gótico y modernista desconocido por muchos españoles.

El castillo está rodeado de jardines que permitirán que sus visitantes disfruten de una merienda al aire libre. | Fuente: Flickr

Situada a los pies del Tibidabo, se ha convertido en un lugar difícil de visitar (mas no imposible), debido a que está habitado por una familia. No obstante, es viable reservar una visita -de no más de 18 personas- con anticipación.

Esta torre fue construida entre 1900 y 1906 por el arquitecto español Antoni Gaudí, que se inspiró en el castillo medieval de Martín el Humano, último rey de la dinastía catalana del Casal de Barcelona. Si te gusta visitar construcciones medievales, contrata una visita guiada y descubre todos los secretos del lugar.

3. EL JARDÍN BOTÁNICO HISTÓRICO

Un jardín escondido. Situado detrás del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), este pintoresco jardín es poco conocido debido a su ubicación y al nuevo Jardín Botánico, construido con motivo de los Juegos Olímpicos del año 1992.

Este lugar está abierto al público todos los días de la semana y la entrada es totalmente gratuita. | Fuente: Flickr

Debido a que se trata de un lugar hondo, el aire frío suele acumularse entre sus árboles, razón por la cual se desarrollan especies propias de climas más fríos, entre las que destacan múltiples plantas medicinales. Además, este jardín alberga algunos de los árboles más altos de la ciudad.

4. EL CIRCO CIRC CRIC

¿Alguna vez has visitado un circo escondido en medio de la naturaleza? En las profundidades del parque natural de Montsenty, conocido popularmente como “el pulmón de Barcelona”, se alzan las carpas de la compañía de circos más antigua de Cataluña, en donde los personajes más pintorescos se preparan para uno más de sus míticos espectáculos.

Es posible llegar en transporte público desde Barcelona o en un transporte privado. Y podrás visitarlo en más de una oportunidad, ya que todos los años se preparan espectáculos diferentes. Por ejemplo, en el 2017, participaron más de treinta payasas de toda Europa. 

5. HORRORLAND, UN PARQUE TEMÁTICO DE TERROR

Un lugar, en definitiva, no apto para los más temerosos. Ubicado en la localidad de Cercs, en una central térmica abandonada, se encuentra Horrorland, un parque temático que ofrece diferentes actividades relacionadas al mundo del horror.

Abierto solo en algunas fechas del año, Horrorland cuenta con un formato importado desde Estados Unidos, que busca crear experiencias escalofriantes para sus visitantes, quienes deberán enfrentar una serie de obstáculos para llegar al desafío final: la extreme house, el único recorrido que se realiza de forma individual. ¿Te atreverías a visitarlo?

No se recomienda la entra a menores de 13 años. | Fuente: Flickr
¿Qué opinas?