Ambos videojuegos son muy populares en China | Fuente: Game Industry

Desde hace ya mucho tiempo, se ha venido informando que China está en un combate para evitar la adicción a los videojuegos de menores de edad. Desde escaneo de rostros hasta la prohibición de celulares en escuelas, el gobierno ha visto conveniente parar el acceso de los niños mediante distintos mecanismos que le faciliten el control de los usuarios. Sin embargo, los esfuerzos no han sido suficientes y han llevado a las organizaciones a tener que implementar posturas extremas.

Según informan desde Game Industry, la compañía Tencent -en coordinación con las autoridades chinas- restringirá a los menores de 13 años de jugar PlayerUnknown’s Battlegrounds y PUBG Mobile, exitosos videojuegos de disparos en esta región del mundo. Lo mismo sucederá con Arena of Valor, MOBA conocido en China como Honor of Kings. La medida será aplicada a 12 ciudades chinas y servirá de prueba para la expansión de su cobertura al resto del país.

Este movimiento solo podrá ser cambiado si es que los padres de los menores expresen su consentimiento para que los niños accedan a jugar. A pesar de ello, igual mantendrían solo 2 horas de sesión diarias en franjas horarias establecidas con anteroridad. La campaña del gobierno ha llevado a revisar títulos como Fortnite, Paladins y League of Legends e, incluso, cancelarlos.  

¿Cómo seguirá implementándose esta campaña? ¿Logrará sus objetivos?

¡Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con las últimas noticias de videojuegos, anime, comics y cultura geek!

¿Qué opinas?