Facebook: un perro le salva la vida a un niño que padece de diabetes

La mascota llamada Jedi demostró ser más que un simple compañero y realizó una admirable acción para salvarle la vida a un niño diabético de 7 años.
Luke es un niño de siete años que sufre de diabetes tipo 1. | Fuente: Facebook: Saving Luke - Luke and Jedi - Fighting Type 1 Diabetes Together

Los perros no solo son los mejores amigos del hombre, en ocasiones pueden convertirse en verdaderos ángeles de la guarda. La historia de Luke Nuttall, un niño diabético de 7 años, y su mascota llamada Jedi fue narrada en Facebook y más de un internauta terminó conmovido.

Luke sufre de diabetes tipo 1, una enfermedad autoinmune que afecta a 347 millones de personas en el mundo y no tiene cura. Este padecimiento provoca que el menor tenga que soportar unos cambios en los niveles de azúcar en la sangre que podrían costarle la vida.

Desde que el páncreas de Luke dejó de producir insulina -que es la que ayuda a su cuerpo a obtener energía de la sangre- la glucosa en su sangre puede subir o bajar de un momento para otro. Esto ocurre especialmente cuando Luke duerme. Es ahí que su mascota Jedi juega un papel importante, ya que puede oler esos pequeños cambios.

Hace aproximadamente dos semanas, Luke y sus padres estaban dormidos. El monitor que registra los niveles de azúcar del pequeño indicaba que todo iba bien, pero se equivocaba. Los detalles de lo que sucedió aquella noche fueron narrados en la cuenta de Facebook de Durrie, madre del niño enfermo.

This may just look like a dog, a sleeping boy and a number on a screen, but this, this moment right here is so much...

Posted by Saving Luke - Luke and Jedi - Fighting Type 1 Diabetes Together on jueves, 3 de marzo de 2016

Ella se despertó y vio que Jedi estaba encima de su cama, lo cual fue tomado como una señal de alarma. El monitor de glucosa de Luke decía que el niño estaba bien, pero Jedi seguía insistiendo. "Yo sabía que era en serio y la somnolencia empezó a desaparecer", escribió Durrie.

Al tomar el dedo de su hijo para una muestra de glucosa, sus niveles estaban en 57, un número bajo (los niveles normales son entre 75 y 150). Basado en el comportamiento de Jedi, la madre supo que la presión de Luke iba disminuyendo rápidamente, mientras el niño seguía durmiendo sin sospechar que su vida estaba en peligro.

Durrie consiguió darle a Luke la glucosa que su cuerpo necesitaba y este finalmente durmió a salvo esa noche, algo que no habría sido posible sin la ayuda de su mejor amigo de 4 patas. “Luke estaba justo a mi lado, a pocos centímetros de mí, y sin Jedi no habría tenido la menor idea de que sus niveles de azúcar estaban disminuyendo a un nivel peligroso”, finalizó.

¿Qué opinas?