(Referencial)

 

Increíble. Una mujer  a la que se le declaró muerte cerebral alumbró mellizos de forma prematura en el Hospital Pediátrico Helen DeVos en Grand Rapids (Michigan).

Los pequeños Nicholas y Alexander Bolden nacieron por cesárea el 5 de abril pasado con un peso menor a los 900 gramos. Actualmente permanecen en incubadoras y los médicos esperan que se recuperen, aunque todavía son demasiado pequeños “para hacer un pronóstico con confianza”, señaló el portavoz del centro de salud, Bruce Rossman.

“Niños nacidos tan prematuramente corren un alto riesgo de enfermedades crónicas. Es demasiado pronto para saber”, agregó al tiempo de indicar que desde 1982, solo se registran 30 casos similares.

La madre de los recién nacidos, Christine Bolden de 26 años, se desplomó a causa de aneurismas el pasado 1 de marzo y se le declaró muerte cerebral cinco días después. Sin embargo, los especialistas del Spectrum Health Butterworth la mantuvieron viva con un pulmón artificial para que sus hijos puedan desarrollarse.

“La familia Bolden pidió que hiciésemos todo lo posible para salvar a los bebés. No fue una decisión difícil. (…) Requirió muchas evaluaciones y análisis entre el personal. Los bebés tenían que tener al menos 24 semanas antes de considerar siquiera la cesárea”, relató Rossman, según reprodujo la agencia AP.

Además de Nicholas y Alexander, la mujer tiene una niña de 11 años y otro de tres.