Coronavirus y diabetes mellitus 2: ¿Cómo puedo mantener una alimentación balanceada?

Frente a la pandemia por la COVID-19, las personas con enfermedades crónicas no transmisibles son las más vulnerables y en el Perú, el 50% de los adultos, aproximadamente, padecen uno de estos males. Una de esas enfermedades es la diabetes mellitus 2.

Durante la cuarentena, nuestros hábitos alimenticios y autocontrol se han puesto a prueba, al estar expuestos a altos niveles de estrés, siendo perjudicial para las personas con Diabetes Mellitus 2. | Fuente: Getty Images

Frente a la pandemia por la COVID-19, las personas con enfermedades crónicas no transmisibles (ENT) son las más vulnerables y en el Perú, el 50% de los adultos, aproximadamente, padecen uno de estos males. En este grupo tenemos la diabetes mellitus 2, una enfermedad que involucra de manera directa el cuidado de la alimentación diaria, siendo un pilar principal para controlarla.

Durante la cuarentena, nuestros hábitos alimenticios y autocontrol se han puesto a prueba, al estar expuestos a altos niveles de estrés, siendo perjudicial para las personas con diabetes mellitus 2, que deben mantener una alimentación balanceada y saludable, estabilizando los niveles de glucosa en la sangre. Un porcentaje de los pacientes con esta enfermedad padecen también de obesidad y sobrepeso, arriesgando el sistema inmunológico y el adecuado funcionamiento del organismo.

Es fundamental mejorar nuestros hábitos alimenticios si tenemos diabetes mellitus 2. Para lograrlo, debemos seguir los siguientes pasos:

1. Es momento de establecer un HORARIO DE COMIDAS. La frecuencia con la que ingerimos nuestros alimentos es uno de los pilares de una alimentación balanceada. Con un adecuado patrón de alimentación acostumbraremos a nuestro organismo a recibir una recarga de energía cada 3 horas, a través de porciones controladas. Recordemos siempre tener 5 comidas al día: 8am - Desayuno, 10.30am - Merienda, 1pm - Almuerzo, 4pm - Merienda y 7pm - Cena. Si establecemos horarios de comida, debemos también regular nuestras horas de sueño, así evitamos los snacks nocturnos y cumplimos con la programación del día siguiente.

2. Controlar el consumo de alimentos con mayor contenido de carbohidratos o harinas, como: los panes, arroz, pastas y tubérculos. No se deben eliminar de la comida, pero dependiendo de los niveles de glucosa, se recomienda consumir de ½ taza a 1 taza.

3. Preferir alimentos integrales, gracias a su gran contenido de fibra, nos brinda saciedad y previene que estemos “picando” otros alimentos entre comidas.

4. Siempre, agregue un alimento rico en proteínas en cada comida principal, como lácteos, huevos y carnes, prefiriendo las aves y controlando el consumo de carnes rojas a 1 vez por semana como máximo. En este grupo, no se incluyen los embutidos, por su alto contenido de grasa y sodio.

5. Incluir de manera diaria, frutas y verduras que nos brindan la protección máxima contra enfermedades y además contienen fibra que controla nuestro apetito son ideales para ser incluidos como meriendas. Su aporte de azúcar nos dará energía para realizar nuestras actividades y saciarán los antojos de dulces. Consumamosla, trozadas.

Es importante mantenernos hidratados. Se debe consumir entre 8 a 10 vasos diarios de agua al día. Recordemos que una vida saludable se consigue con una alimentación balanceada y actividad física diaria.