¿Cuáles son los riesgos de dejarse lamer por las mascotas?

Un perro que no recibe una desparasitación adecuada puede transmitir parásitos que provocan la toxocariosis y hasta la hidatidosis, enfermedad de evolución crónica, invasiva y mutilante.
MorgueFile/pinkladybug

La enfermedades bacterianas y parasitarias del perro pueden ser transmitidas al hombre en caso que las mascotas no tengan un adecuado y periódico control sanitario, por lo que especialistas del Ministerio de Salud (Minsa) recomiendan a las personas a no dejarse lamer por sus animales, en especial en el rostro y en la boca.

Explicaron que la población más expuesta a estos problemas son los niños, por su cercanía a las mascotas o animales de la casa.

Detallaron que un perro que no recibe una desparasitación adecuada podría transmitir al hombre parásitos que provocan la toxocariosis y hasta la hidatidosis, debido a que el perro cuenta con estos agentes en su interior, incluso el can acostumbra lamerse el ano donde podrían encontrase los huevos de los parásitos.

Toxocariosis

La toxocariasis puede afectar a los ojos, provocando reducción de la visión, inflamación alrededor de los ojos o bizquera. Si no se trata, esta enfermedad puede ocasionar lesiones en la retina y pérdidas de la visión.

Hidatidosis

La enfermedad produce la aparición de quistes en los distintos órganos del cuerpo, dando origen a una enfermedad de evolución crónica, invasiva y mutilante de órganos y tejidos que genera morbilidad, discapacidad, mortalidad y un elevado impacto sanitario.

Prevención

En ese sentido, los médicos recomendaron desarrollar un adecuado control sanitario a los animales, lo cual incluye la vacunación anual, desparasitación externa e interna cada 3 meses y adiestramiento a las mascotas. En el caso de los cachorros recién nacidos, la desparasitación debe efectuarse cada 15 días hasta que cumplan los 3 meses.

Eliminar excretas

Además recomendaron realizar una adecuada eliminación de las excretas del perro y evitar el contacto de los animales con los perros callejeros, porque así podrían contagiarse de pulgas y hongos, como la comúnmente llamada “sarna”, que puede ser contagiada al hombre a través del contacto.

Por esta razón los propietarios de los canes deben brindar una limpieza constante con agua y jabón a sus animales.

Sin embargo, pese a que el perro ya esté desparasitado, es recomendable no dejarse lamer por el can, en prevención de la salud pública, ya que no solo son los parásitos los que transmiten las enfermedades.