El síndrome cordonal posterior, el mal que padecía Aristóteles Picho

Este mal ataca una entre mil personas y ocasiona la pérdida de la sensibilidad de las manos y de los pies. También el paciente pierde el control de los esfínteres.
ANDINA

Aristóteles Picho, el reconocido actor peruano, falleció este sábado a los 56 años luego de estar postrado hace más de un año en una cama por la enfermedad que padecía: el síndrome cordonal posterior.

Esta es una enfermedad que ataca a una entre mil personas. El síndrome cordonal posterior es un mal que se caracteriza por la pérdida de la sensibilidad profunda de las extremidades.

“Cuando estamos parados o sentados no es necesario que nos fijemos que nuestros pies estén apoyados en el suelo. Con este síndrome las personas tienen dificultad para mantenerse de pie  y siempre están con las piernas abiertas o necesitan taconear el suelo para saber que hay una superficie. Sus ojos son sus muletas”, manifestó a RPP, Isabel Tagle, directora ejecutiva de Apoyo al Diagnóstico y Tratamiento  del Instituto  Nacional de Ciencias Neurológicas

Pero, ¿por qué se ocasiona? En la parte posterior de la médula se sitúan unos cordones, que se encargan de llevar la sensibilidad profundad. Cuando estos se lesionan ocasionan los problemas de sensibilidad. No existen síntomas previos que puedan alertar que se padece de esta enfermedad, que puede  atacar también a los niños.

“Este mal no solo afecta la sensibilidad de las manos o pies, sino también hay  pérdida de control de la vejiga, de los esfínteres y de los intestinos”, agregó la especialista.

Las causas más frecuentes son las infecciones como la sífilis y las enfermedades desmielinizantes, es decir, cuando la mielina, una membrana que cubre el nervio, se pierde.

“También puede ocasionarse si el paciente se lesiona la zona medular, por la existencia de tumores o por causas idiopáticas, es decir, que no se conocen”, explicó.

Una vez que se sabe qué es lo que ocasiona la enfermedad, se inicia el tratamiento, que varia de acuerdo a cada causa. El tiempo de  recuperación depende de cada paciente, aunque en algunos casos combatir esta enfermedad puede complicarse.

“Cuando existe un antecedente de infección por un virus no existe tratamiento. Solo se combate los síntomas, es decir, si hay dolor o una contractura, se da un tratamiento para aliviar estos o rehabilitación”, señaló.

De acuerdo a la región afectada de la médula espinal, se puede perder la sensibilidad en diferentes partes del cuerpo.

“Si la lesión se encuentra en la parte cervical puede comprometer los miembros superiores, si se encuentra en la parte lumbar, a los miembros inferiores”, manifestó la neuróloga.