Erradicar la lepra es todavía un reto para la salud

La lepra en nuestro país sigue afectando a personas que en su mayoría viven en la Amazonía peruana, en localidades alejadas y en condiciones de extrema pobreza.

La lepra en nuestro país sigue afectando a personas que en su mayoría viven en la Amazonía peruana, en localidades alejadas y en condiciones de extrema pobreza, informó la Dirección General de Salud de las Personas.

Al respecto, el Dr. Eduardo Falconí Rosadio, especialista en Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Instituto Nacional de Salud (INS), explicó que con un periodo de incubación en promedio de cinco a siete años, el bacilo de la lepra se instala en el organismo y afecta la piel en forma de bultos y manchas, placas tipo ronchas, pero que no producen escozor.

Explicó que un signo característico para identificar este mal es la insensibilidad en la zona afectada debido al compromiso neurológico. "Los pacientes con esta enfermedad se pueden quemar o cortar, especialmente en los dedos de la mano, sin experimentar dolor por el compromiso neurológico, que provoca la pérdida de la sensibilidad de dichos apéndices", agregó.

El especialista señaló que muchas de las personas afectadas no se alarman inicialmente por las manchas u otros síntomas que puedan tener, debido a que las manifestaciones clínicas no van acompañadas de fiebre ni otro malestar y a su preocupación por seguir laborando, acuden tardíamente a los centros de salud.

Agregó que como consecuencia de la pérdida de sensibilidad en manos y pies, principalmente, se lesionan con facilidad con cortes o quemaduras y “son las infecciones secundarias las que van a producir daño a la piel y posteriormente los huesos, provocando la mutilación de los miembros gravemente afectados”.

Es importante tener presente que la lepra se cura y que no hay otra enfermedad en la que se presenten lesiones dérmicas con insensibilidad a la piel. La lepra tampoco se presenta como epidemia, como otras enfermedades como el cólera, el dengue o la malaria.

Asimismo, existe tratamiento proporcionado por la OMS para los dos tipos de lepra que se conocen, la lepra multibacilar y la paucibacilar, y el paciente puede sanar completamente. Lamentablemente, las secuelas de la lepra no se revierten cuando el diagnóstico es tardío.