Niños que ven mucha televisión son propensos a la obesidad

“Un niño ve unos 25 anuncios de bebidas y alimentos al día y, de todos ellos, dos tercios son productos no recomendables”, advierte endocrinóloga pediatra.
“Cuanto más tiempo, mayor es el sobrepeso, por lo que en los últimos años se ha ido incrementando esta dependencia con el anuncio de mensajes engañosos que son poco saludables”, advierte especialista de EsSalud. | Fuente: EsSalud | Fotógrafo: Getty Images

Si su niño se encuentra muchas horas frente al televisor podría ser candidato a la obesidad, ya que por cada hora extra frente a este aparato, el menor aumenta su consumo de alimentos ofertados en 167 calorías diarias, que en un año puede significar un aumento de varios kilos, afirmó la doctora Cecilia Bonilla Suárez, endocrinóloga pediatra del Hospital Rebagliati del Seguro Social de Salud.

Publicidad. La mayoría de spots televisivos que suelen ver los menores, está relacionada con alimentos que tienen un alto grado de azúcar, grasas u otros ingredientes malos para la salud. “Un niño ve unos 25 anuncios de bebidas y alimentos al día y, de todos ellos, dos tercios son productos no recomendables”, agregó.

La televisión y la obesidad van de la mano. Las horas frente a la pantalla son uno de los factores determinantes que están asociados a la obesidad infantil. “Cuanto más tiempo, mayor es el sobrepeso, por lo que en los últimos años se ha ido incrementando esta dependencia con el anuncio de mensajes engañosos que son poco saludables”, aseguró la doctora Bonilla.

Sedentarismo. “El niño deja de jugar, correr, nadar o hacer deportes por ver televisión. Además, la excesiva publicidad hace que el menor empiece a comer dulces, gaseosas y snacks de manera muy seguida y compulsiva”, comentó.

Riesgos a la salud. Uno de los problemas con la obesidad infantil es la infiltración grasa en el hígado, que termina en cirrosis cuando es adulto. “Otra consecuencia inmediata es la resistencia a la insulina como estado previo a la diabetes, así como la hipertensión, los problemas ortopédicos desde el pie plano hasta los problemas de cadera, la desadaptación social, el colesterol y los triglicéridos elevados, entre otros”.

Peligros a futuro. Los niños con obesidad tienen riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares a futuro y una primera causa de muerte en mayores de 40 años son las enfermedades crónicas no transmisibles, como la hipertensión, diabetes y accidentes cerebro vasculares, cuyo punto en común es la obesidad.
   
Enfermedad crónica. La obesidad es producida por un desbalance entre lo que se come y lo que se quema al realizar las funciones orgánicas; es decir, que la reserva natural de energía almacenada en forma de grasa corporal se incrementa hasta un punto en que pone en riesgo la salud o la vida.

Recomendaciones. Tener en cuenta los controles pediátricos, promover la actividad física y recreativa, tener una alimentación saludable, evitar el sedentarismo y los  alimentos ricos en grasa y azúcar.