|

Nutrición: Prebióticos y probióticos para nuestra salud

Nuestro cuerpo alberga múltiples colonias de microorganismos que se encargan de formar una barrera de protección contra enfermedades y mantener saludable nuestro intestino, denominada microbiota intestinal.

El estilo de vida (hábitos saludables), la edad, la alimentación y el uso de antibióticos intervienen en la composición y en la función de la microbiota humana. | Fuente: Freepik

Nuestro cuerpo alberga múltiples colonias de microorganismos que se encargan de formar una barrera de protección contra enfermedades y mantener saludable nuestro intestino. Se denomina microbiota intestinal, y nuestra labor es mantenerla activa a través de 2 mecanismos: alimentarla y ayudarla a crecer.

El estilo de vida (hábitos saludables), la edad, la alimentación y el uso de antibióticos intervienen en la composición y en la función de la microbiota humana. Una alimentación variada y rica en fibra, frutas y verduras promoverá una composición saludable de la microbiota intestinal, y el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar, grasas, sal y aditivos alimentarios puede provocar una disminución de las bacterias beneficiosas, afectando directamente al intestino. Es ahí donde los tan conocidos prebióticos y probióticos entrar a tallar.

Los prebióticos son alimento para estas bacterias que nos benefician, están en la fibra y nutren de manera directa nuestra microbiota; se encuentran en ciertas frutas y verduras como: la cebolla, ajo, plátanos, col, las hortalizas de hoja verde, las cebollas, las alcachofas, espárragos, y los cereales integrales (avena, trigo).

Además, nos ayudan a mejorar la salud intestinal (combatiendo problemas como estreñimiento o diarrea), facilitan la absorción del calcio y contribuyen a regular la sensación de saciedad.

En cuanto a los probióticos, son microorganismos que adicionamos a nuestro microbiota natural y que ayudan a mantenerla viva y activa. Son muy beneficiosos porque combaten los microorganismos que nos quieran dañar, reforzando nuestras defensas naturales y mejorando nuestra salud intestinal. Además, están asociados a la disminución de las infecciones respiratorias, intestinales, vaginales y de las vías urinarias.

Los probióticos se adicionan a ciertos alimentos fermentados como el yogurt o kéfir y otros productos alimenticios o suplementos. Para que nos confieran los beneficios indicados, deben proveerse en las cantidades necesarias. Es importante que se consuman luego de realizar la consulta a un profesional de salud como el nutricionista, para aprovecharlos adecuadamente.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, representantes o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.