Tomar analgésicos en exceso puede causar dolor de cabeza

Los fármacos que podrían estar causando este trastorno son paracetamol, aspirina y los antiinflamatorios no esteroideos (AINES), como ibuprofeno, cuando se usan por más de 15 días al mes.
Archivo

Científicos advirtieron en Gran Bretaña que muchas personas podrían estar sufriendo de dolores de cabeza por un consumo excesivo de analgésicos.

La alerta es de un grupo de expertos del Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica del Reino Unido (NICE, en sus siglas en inglés). En consecuencia, recomiendan restringir el uso de analgésicos para el dolor de cabeza.

Hablamos de un dolor similar al que causan situaciones de tensión o una migraña, con la diferencia de que su causa son los medicamentos, informa 20minutos.es

Los fármacos que podrían estar causando este trastorno son paracetamol (acetaminofeno), aspirina y los antiinflamatorios no esteroideos (AINES), como ibuprofeno, cuando se usan durante más de 15 días al mes. También los triptanos, opioides, ergolinas al parecer si se toman durante al menos 10 días al mes.

Según los científicos, aún no se tienen datos precisos sobre la incidencia de este tipo de trastornos, pero podrían afectar a entre un 1 y 2% de la población, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) eleva esta cifra hasta un 5%.

Los investigadores estiman que en Gran Bretaña una de cada 50 personas toman analgésicos en exceso para el dolor de cabeza; es decir, que en este país hay un millón de personas que tienen dolor de cabeza por tomar demasiados analgésicos.

Los científicos no saben exactamente por qué los analgésicos tienen este efecto en el cerebro. Se piensa que la mayoría de las personas afectadas comienzan con un dolor común que suele curarse con este tipo de medicamentos.

Las personas con antecedentes familiares de esta dolencia pueden ser genéticamente más vulnerables.

El Instituto Nacional para la Salud británico aconseja a los médicos que digan a sus pacientes que detengan de inmediato el uso de analgésicos, a pesar incluso de que esto puede dar lugar a "días de agonía" en los que los pacientes no podrían tomar el fármaco hasta que los síntomas eventualmente mejoren.