Coronavirus en Perú: Investigadores concluyeron primera etapa de creación de nueva prueba molecular de menor costo

Vanessa Adaui, doctora en Biología e investigadora de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UPC, habló sobre el desarrollo de una nueva prueba molecular en Perú para detectar al nuevo coronavirus.

Vanessa Adaui, doctora en Biología e investigadora de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UPC, habló sobre el desarrollo de una nueva prueba molecular en Perú para detectar al nuevo coronavirus. | Fuente: AFP

Un equipo de Investigadores de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Ciencias Aplicadas (UPC), en colaboración con la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), concluyó exitosamente la primera etapa para el diseño de una nueva prueba molecular, de mucho menor costo, menos invasiva y con resultados en 45 minutos. 

Vanessa Adaui, doctora en Biología e investigadora de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UPC, habló sobre el desarrollo de una nueva prueba molecular en Perú para detectar al nuevo coronavirus.

"Estamos realizando una prueba que es una mezcla de varias técnicas moleculares disponibles para detectar este virus de la mejor forma posible. Es un proyecto bien ambicioso entre cuatro grupos de laboratorio liderados por la Universidad de Ciencias Aplicadas (UPC) y la Universidad Cayetano Heredia (UPCH), con el doctor Paul Milón y mi persona por la UPC y los doctores Edward Málaga y Cristina Guerra por la UPCH. Hemos ya realizado la implementación en muestras de origen sintético, muestras artificiales del virus y nos encontramos buscando muestras de personas con COVID-19 o sospechosas, a través de contacto con el Instituto Nacional de Salud (INS). Estamos esperando que nos faciliten esta colaboración para dar paso al análisis de muestras clínicas", comentó.

De acuerdo con la doctora Adaui, se ha comprobado científicamente la validez analítica de la nueva prueba molecular con muestras simuladas de origen sintéticos. Además, la muestra que se empleará en la validación diagnóstica de la prueba será la saliva, en la que se identificará con certeza la presencia directa del virus SARS-CoV-2.

"Es difícil dar una fecha, tenemos estimado, si contamos con todo el apoyo posible y el respaldo del Gobierno como parte de la normativa del INS que nos facilite esta colaboración con muestras y varios aspectos ajenos a nosotros, en un periodo optimista para nosotros podemos hablar de cinco a seis meses, dándose todo este escenario porque la parte científica es factible, tenemos la capacidad, los recursos humanos especializados y expertos en estos temas, pero nos falta todo el apoyo restante del Gobierno, del Minsa, del INS. Para al aprobación de esta prueba se necesitaría el visto de Digemid y Minsa", añade.

La segunda fase en el proceso de investigación consiste en aplicar la prueba en 50 casos comprobados positivos de COVID-19, en 50 comprobados negativos y 100 casos por comprobar. Para ello se requiere el apoyo del Instituto Nacional de Salud (INS) y de centros de salud certificados para acceder a muestras de sus pacientes.

"Hemos visto como todo el mercado internacional está saturado, el Gobierno está adquiriendo las pruebas que logra comprar y muchas de ellas requieren ser validadas localmente y deben darse este empoderar a los laboratorios que tienen la capacidad y pueden apoyar al INS que esto sea mucho más efectivo", explica.

La doctora Adaui explica que se requiere inversión y apoyo a la Ciencia y Tecnología que se desarrolla en el país. "Lo que ocurre es que la capacidad biotecnológica en el país, a nivel local, la tenemos con recursos humanos muy capacitados. Somos un buen grupo, una buena masa de científicos que nos hemos formado en el extranjero, que hemos regresado al país para trabajar acá brindando soluciones a las problemáticas que afrontamos, no solo para la pandemia actual, sino para muchas otras infecciones, enfermedades como el dengue, la malaria, tuberculosis, que también requieren un abordaje similar, pero falta la capacidad de producir nuestros propios medicamentos, vacunas", comenta.

"Tenemos apoyo por el CONCYTEC, que a veces logra este apoyo a través de préstamos con el Banco Mundial, pero la inversión por parte del Gobierno por el PBI solo se destina un 0.15% a la investigación en Ciencia, Tecnología e Investigación Tecnológica y dista mucho de otros países como Brasil, Argentina e incluso Chile que destinan por lo menos un 1% del PBI. Nosotros estamos muy lejos de ello y por eso es muy difícil poder avanzar", finaliza.