Coronavirus: ¿La dexametasona ha disminuido la mortalidad por la COVID-19?

Elmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias y especialista en salud pública, comentó el avance de un estudio de la universidad de Oxford- aún no publicado en una revista científica- que habla que la dexametasona es el primer medicamento que logra disminuir la mortalidad por la enfermedad.

Elmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias y especialista en salud pública, comentó el avance de un estudio de la universidad de Oxford- aún no publicado en una revista científica- que habla que la dexametasona es el primer medicamento que logra disminuir la mortalidad por la enfermedad. | Fuente: AFP

A través de un comunicado de prensa, avalado por el Gobierno Británico dirigido por Boris Johson, la Universidad de Oxford afirmó que la dexametasona es el primer medicamento que logra disminuir la mortalidad por la enfermedad. Sin embargo, se resalta que no se puede asegurar que su uso sea más efectivo que el actual tratamiento contra el coronavirus y será aplicado para pacientes que se encuentren en estado crítico.   

Elmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias y especialista en salud pública, comenta que si bien es una buena noticia se debe tener en cuenta que no ha sido publicado todavía en una revista científica. 

"La dexametasona es un antiguo medicamento. Tiene de uso 59 años y de haber sido descubierto 64 años. Es un medicamento que pertenece a una familia de medicinas llamas cortisonas, corticoides o cortisoesteroides, que son poderosos antinflamatorios. En la escuela de medicina, los profesores nos decían que eran la típica espada de doble filo porque por un lado es un maravillo antinflamatorio, pero por otro lado tiene efectos secundarios que son sumamente fastidiosos y que hay que tratar de evitar. Por eso, es que el juicio de los cortisoides, en las escuelas de medicina, es que deben ser tratados con mucho cuidado y no recetarlos así nomás", resalta.

Huerta menciona que la dexametasona se usa para las alergias, dermatitis, lupus, asma, para muchas enfermedades inflamatorias desde hace 59 años. El estudio de la Universidad de Oxford se hizo en todas las islas británicas y con más de 11 mil personas.

"En marzo empezó este estudio: más de 11 mil personas fueron sorteadas a diversos grupos, un grupo (4 mil), no recibió nada más que lo que usualmente se da en UCI (cuidado rutinario nada más: medicamentos para dolor, hidratación, alimentación), los otros pacientes fueron sorteados en grupos, uno de los grupos recibió dexametasona. El 8 de junio hicieron los análisis. De todos los pacientes que no recibieron ninguna medicina (endovenosos, alimentación), 41% de pacientes entubados murieron; 25% de los que habían recibido oxígeno murieron; 30% de los que no recibieron ni uno ni otro murieron. La dexametasona logró diminuir la muerte en un 30%, en el segundo, 20% y la dexametasona no logró dismuir la muerte en los pacientes que no estaban tan enfermos", explicó.

NO CONSUMIR SIN RECETA MÉDICA

Los resultados serían claros: mientras más enfermos están los pacientes, más te salva la dexametasona. Huerta subraya que se debe tomar solo con supervisión médica, ya que no debe darse uso ambulatorio, sino solo en pacientes hospitalizados graves.

"La gente que toma dexametasona sin receta médica presenta retención de líquidos, va a aumentar de peso, aumenta la presión arterial, tiene una serie de efectos secundarios muy fastidiosos. Lo peor es que no ha demostrdo ningún tipo de efecto preventivo. El estudio lo dice, cuanto más sano está el paciente, menos actúa la dexametasona. Esto solo es para pacientes que están hospitalizados y bajo supervisión médica", finaliza.


QUÉDATE EN CASA

El distanciamiento social y el uso de mascarillas son herramientas claves para frenar el avance en el contagio del nuevo coronavirus. De acuerdo con la escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, la COVID- 19 se propaga a través de las gotas de saliva que se producen cuando una persona infectada tose o estornuda. Es decir, si frenamos nuestro movimiento innecesario en las calles, mantenemos una distancia mínima de uno o dos metros, usamos mascarillas y nos lavamos constante y correctamente las manos (al menos durante 20 segundos), el virus también se detendrá. 

Los especialistas en salud pública explican que se debe mantener una distancia mínima de dos metros entre persona y persona para evitar la infección, además de eliminar por completo cualquier tipo de aglomeración. Las proyecciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) explican que, siendo realistas, si no se acata el distanciamiento social, el uso de mascarillas y el lavado de manos, la afluencia de pacientes en unidades de cuidados intensivos colapsarán el sistema de salud en el Perú.