Vacunación COVID-19 en Perú: ¿Qué debemos saber sobre el plan de inmunizaciones contra el nuevo coronavirus?

La vacunación a personal de salud en primera línea y adultos mayores de 85 años en el Perú ya ha comenzado. ¿Cuáles son las principales claves del Plan Nacional de Vacunación COVID-19 y qué se debe considerar para su exitosa implementación?

En el mundo se tiene información de más de 140 proyectos de vacunas contra la COVID-19, 10 de ellas ubicadas en la fase 3 de los ensayos clínicos. | Fuente: EFE

A un año del inicio del Estado de Emergencia en el Perú por la pandemia de la COVID-19, ya se han iniciado las vacunaciones en el país, en algunos grupos de la fase 1 como personal de salud de primera línea y adultos mayores de 85 años. En el mundo se tiene información de más de 140 proyectos de vacunas contra la COVID-19, 22 de ellas ubicadas en la fase 3 de los ensayos clínicos. De acuerdo con la información presentada y actualizada por la Organización Mundial de la Salud, se tienen candidatas que usan virus inactivos, vectores virales, ARN, ADN, unidades proteicas y partículas pseudo víricas. Ante esto, el Ministerio de Salud decidió elaborar un plan para el manejo de la inmunización contra el nuevo coronavirus.

En el documento técnico “Plan Nacional de Vacunación contra la COVID-19”, aprobado el 16 de octubre por el Ministerio de Salud (Minsa) bajo la firma de Pilar Mazzetti y cuya puesta en marcha continúa bajo el liderazgo de Óscar Ugarte, se señala que el objetivo general es “implementar la vacunación segura como medida de prevención contra la COVID-19 en el país” esto bajo la adquisición y gestión de vacunas seguras y de calidad, vigilancia sanitaria y aseguración de una demanda oportuna.

El documento menciona que se ha planificado la vacunación de hasta 22.2 millones de peruanos, “y se espera alcanzar coberturas de vacunación iguales o superiores al 95%”, una cifra que para la licenciada Livia Fernández, especialista en vacunas y gerente de operaciones del Centro de Vacunación Internacional Privado Best Service, es “una cifra muy optimista y a la vez impredecible”.

“Debemos considerar las oportunidades de acceso a esta vacuna. Para ello, el Minsa debería apoyarse en la empresa privada que sume a este esfuerzo y apoye con la logística y la población sea beneficiada”, comenta.

Por su parte, el médico epidemiólogo Jorge Samamé, especialista del Instituto Daniel Alcides Carrión, agrega que para él, sí podemos llegar a esta cifra (22.2 millones de peruanos) durante todo el 2021, pero debemos “conservar ciertos protocolos de bioseguridad como el uso de tapabocas y el distanciamiento social”, incluso después de recibir las dos dosis.

La ex ministra de Salud, Pilar Mazzetti contó en su momento que la estrategia de vacunación contra la COVID-19 en el país será tipo votación electoral y se trabajará en coordinación con la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE). “Se habilitarán 17 mil locales de inmunización y 80 mil mesas en las que se aplicarán las vacunas a los ciudadanos. Las mesas de votación nos sirven para la vacunación y, luego, para la votación en abril", dijo.

Un año después del inicio del Estado de Emergencia, el ministro Óscar Ugarte confirmó que se dará inicio con la forma territorial de la vacunación, iniciando con la aplicación de dosis a los adultos mayores de 80 años que viven en San Juan de Lurigancho, el distrito del país con mayor concentración de casos.

“El padrón de Reniec nos dice que hay 4 millones 150 mil adultos mayores en el país, aparte de 350 mil que están en el extranjero. Todos ellos tienen DNI, domicilio y, por lo tanto, están ubicados en determinados distritos. Esta semana, vamos a empezar esa experiencia de alcance territorial en San Juan de Lurigancho, porque ahí hay la mayor concentración de casos”, mencionó. Agregó que “ahora vamos a comenzar con la forma territorial, que es la forma que permite incorporar a todos y nadie se va a quedar fuera, pero también haciendo el corte de 80 años”.

El ministro confirmó además que “vamos a indicar dónde va a ser la vacunación, el punto de referencia que hemos anunciado es utilizar la misma distribución que ONPE ha hecho para las elecciones”.

Uno de los puntos más resultantes del Plan Nacional de Vacunación contra la COVID-19 es el establecimiento de tres fases para la inmunización de la población. | Fuente: AFP

GRUPOS PRIORITARIOS

Uno de los puntos más resultantes del Plan Nacional de Vacunación contra la COVID-19 es el establecimiento de tres fases para la inmunización de la población. El documento establece que también serán grupos prioritarios la Policía Nacional del Perú, las Fuerzas Armadas y de otros servicios públicos, denominados como grupos de alto riesgo para COVID-19.

Se establecen, así, tres fases de vacunación: la primera para los integrantes del Sistema de Salud y de los servicios básicos, la segunda para la población de mayor riesgo y la tercera para la población en general con el fin de “reducir la transmisión de la infección en la continuidad y generar inmunidad de rebaño”.

Sin embargo, con el pasar de los meses se actualizó los grupos prioritarios, ubicando a los adultos mayores de 65 años en la primera fase de vacunación por su alto riesgo de contagio y mortalidad, de acuerdo a la evolución de los datos.

El ministro de Salud, Óscar Ugarte, consideró se espera culminar en un plazo máximo de tres meses la vacunación contra la COVID-19 a los adultos mayores de 85 años.

FASE I


- Personal de salud (sector público, privado). Se debe contar con un padrón nominal.
- Personal de las Fuerzas Armadas y Policiales. Se debe contar con un padrón nominal.
- Bomberos, Cruz Roja
- Personal de seguridad, serenazgo, brigadistas y personal de limpieza. Se vacunarán en los establecimientos donde laboran.
- Estudiantes de la salud. Se vacunarán en los establecimientos de salud donde realizan sus prácticas clínicas.
- Miembros de las Mesas Electorales (algo que en primera vuelta no ocurrirá)

- Adultos mayores de 60 años a más, con días de vacunación exclusivos.

 

FASE II


- Personas con comorbilidad, con días de vacunación exclusivos.
- Población de comunidades nativas o indígenas, vacunadas a través de brigadas itinerantes.
- Personal del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) y personas privadas de la libertad

FASE III

- Personas entre 18 a 59 años, en puntos de vacunación en lugares estratégicos como locales de instituciones educativas, losas deportivas, estadios, etc.

 

El doctor Jorge Abel Salinas, ex ministro de salud y pediatra de Clínica Internacional comenta que la vacunación de la cifra esperada (22.2 millones de peruanos) “no es fácil operativamente” ya que se va a necesitar priorizar los grupos.

“Probablemente en el primer grupo sean 1.2 millones de personas (trabajadores de salud) y en el segundo grupo 5 millones de personas. Esto significa que no es fácil vacunar a todo ese grupo tan fácilmente”, menciona.

Además, se debe considerar que el acceso a las dosis no es el único reto: se debe garantizar también la adquisición y distribución de jeringas y otros insumos que permitan la inmunización. Otro de los aspectos que resaltan en el documento es la realización de un Monitoreo Rápido de Vacunados, con el fin de identificar “oportunamente” a los ciudadanos que faltan inmunizar y el por qué no desean acceder a la vacuna, en algunos casos.

Un tema importante que menciona el documento es que se buscará la “adherencia a la vacuna COVID-19”, es decir, facilitar la aceptación de la vacuna en las personas, “logrando un compromiso responsable de participación en todo el proceso de la vacunación”.

Uno de los aspectos que más se han debatido en estos meses está relacionado al fortalecimiento de los sistemas de cadena de frío. | Fuente: AFP

CADENA DE FRÍO

Uno de los aspectos que más se han debatido en estos meses está relacionado al fortalecimiento de los sistemas de cadena de frío. Sin embargo, son claros al resaltar que no se cuenta con recursos humanos, logísticos y financieros para vacunar a más de 22 millones de peruanos, como es su meta.

Fernández menciona que la cadena de frío es un factor “básico y crítico” en un plan de vacunación. “La estrategia debe estar basada con preservar la estabilidad de la vacuna”, sostiene.

“La cadena de frío también asegura el suministro de las vacunas desde su ingreso al país hasta su aplicación al usuario final en el campo. La disponibilidad de los equipos de cadena de frío a nivel nacional es un factor sumamente importante que involucra un adecuado conocimiento en cada región y transparentar su necesidad y adaptarla a la realidad local”, añade.

Samamé agrega que resulta importante “conservar una refrigeración dependiendo del tipo vacuna que compremos”.

Salinas sostiene que “hay vacunas que van a necesitar temperaturas muy por debajo de los -50ºC a -70ºC y que necesitarán una cadena de frío diferente. Hay otras que probablemente sean más tolerantes a temperaturas más habituales de la cadena de frio, que nosotros manejamos en el Perú y que son de -8ºC de temperatura”.

En 2021, meses antes de la conmemoración del Bicentenario de la Independencia, se llevarán a cabo las elecciones presidenciales y parlamentarias para el periodo 2021-2026. | Fuente: AFP

CONTINUAR CON EL CALENDARIO DE VACUNACIÓN

Pese a que la COVID-19 ha llevado la atención del sistema de salud durante todo el año, es importante recordar que aún continúan existiendo otros retos en el sector salud.

Fernández resalta que “la cobertura alcanzada por vacunación de otras vacunas no debe decaer por ningún motivo”.

“La vacunación contra COVID-19 no debe reemplazar las actividades normales del país. Debemos evitar un impacto negativo en la programación del calendario. La capacidad de almacenamiento y de distribución a nivel nacional puede involucrar algunos cambios en la infraestructura de los servicios, es por ello que se deben unir fuerzas con los laboratorios productores”, menciona.

Samamé sostiene que “la vacuna contra la COVID-19 no puede ser puesta dentro del Plan de Vacunación, ya que en este momento estamos sufriendo de una pandemia y ni bien llegue, tenemos que vacunar a toda la población”.

Salinas menciona que “en el 2020, la cobertura de vacunas que habitualmente está por arriba del 80% u 83%, este año- lamentablemente- se dejó de vacunar mucha población: niños, gestantes, población de riesgo”.

“En consecuencia, las coberturas que han estado por debajo, probablemente, a la mitad de lo que habitualmente vacunamos cada año para estas fechas”, finaliza.

Pese a que la COVID-19 ha llevado la atención del sistema de salud durante todo el año, es importante recordar que aún continúan existiendo otros retos en el sector salud. | Fuente: AFP