¡Cuidado con tus hijos! Cuatro consecuencias graves de la anemia

Además de  causar daños irreversibles para la vida futura de los niños, la anemia puede ocasionar complicaciones durante el parto que resulten en la muerte materna.

En los tres primeros años de vida el cerebro se desarrolla más rápido, generando 700 conexiones neuronales por segundo. | Fuente: Shutterstock

El Ministerio de Salud (Minsa) indica que en los tres primeros años de vida el cerebro se desarrolla más rápido y consolida su estructura básica, generando 700 conexiones neuronales por segundo. Por esta razón, la prevención de la anemia, sobre todo en esta etapa, es una prioridad absoluta.

Para la nutricionista e investigadora del Instituto de Investigación Nutricional, María Liria, existen tres momentos clave para la prevención. Primero, desde la gestación, brindando suplementos a la madre para evitar que tenga anemia. Un segundo momento es en el parto, con el corte tardío del cordón umbilical para extender la transferencia de hierro al feto. Finalmente, cuando el bebé inicia la alimentación, introduciendo alimentos de origen animal ricos en hierro como la sangrecita, bazo e hígado.

La deficiencia de hierro es causante de más de la mitad de la anemia en el país. La ausencia o bajo nivel de este mineral en los niños puede causar alteraciones en el desarrollo cognitivo, motor y de la conducta, siendo las consecuencias irreversibles si no se previene y se trata a temprana edad. Aquí repasamos los cinco principales efectos de esta enfermedad:

1) Aumenta el riesgo de muerte materna

De acuerdo con el Minsa, la anemia es responsable del aumento de complicaciones obstétricas (hemorragia) y de la mortalidad materna; así como de la reducción de la transferencia de hierro al feto; el aumento del bajo peso al nacer y la mortalidad neonatal.

El problema en el parto es que si hay complicaciones (como una hemorragia), las madres anémicas registran una baja hemoglobina y no tienen reservas para afrontarla, por lo que pueden llegar a fallecer, indica Liria.

Un punto que incrementa el riesgo es el embarazo adolescente. Según la ENDES 2018, el 12,6% de mujeres entre los 15 y los 19 años de edad estuvo embarazada alguna vez. Esto es crítico si tenemos en cuenta que los hijos e hijas de madres adolescentes tienen alta probabilidad de ser prematuros y, por lo tanto, mayor riesgo de tener anemia.

2) Problemas cognitivos y bajo rendimiento escolar

Los niños con anemia son más propensos a tener menor coeficiente intelectual, menor capacidad de resolución de problemas, menor desarrollo motor, problemas de socialización y menores habilidades de lenguaje, lectura, escritura y matemáticas, según el Minsa.

Para el Dr. Alcántara, médico pediatra de Sanna Centros Clínicos La Molina y Miraflores, la carencia de hierro en los niños produce un alto riesgo de deterioro irreversible en el desarrollo mental y psicomotor, así como un coeficiente de inteligencia menor, déficit de atención y fácil distracción.  

Lamentablemente, el 43,5% de niños y niñas menores de tres años tiene anemia en el Perú. Con niños anémicos que no alcanzan el desarrollo total de su capacidad cerebral, el nivel educativo óptimo que deben alcanzar en la etapa escolar se ve afectado.

Los niños con anemia son más propensos a tener menor coeficiente intelectual, problemas de socialización y menores habilidades de lenguaje y matemáticas. | Fuente: Shutterstock

3) Problemas físicos y menor productividad en el campo laboral

Las consecuencias de la anemia no solo afectan el desempeño escolar,  sino que a largo plazo, los futuros adultos que sufrieron anemia en su infancia tienen mayor probabilidad de presentar problemas para insertarse de manera favorable en el campo laboral.

El Instituto Nacional de Salud (INS) indica que, en el caso de los adultos, la anemia está asociada a la disminución de la capacidad para realizar labores que requieran actividad física intensa, lo cual provoca menor productividad.

“La deficiencia de hierro tiene como consecuencia una menor cantidad de oxígeno en la sangre y una menor capacidad de utilizarlo como combustible para el trabajo muscular”, indica el INS. Mientras que Alcántara hace énfasis en que la anemia causa problemas no solo en el niño (individuales) sino también sociales.

4) Afecta a la economía nacional

El Perú pierde 2, 777 millones de soles a causa de la anemia, lo cual representa el 0,62% del PBI, de acuerdo con una investigación de 2012 del Grupo de Análisis para el Desarrollo (GRADE). Los costos más grandes corresponden a los ámbitos de pérdida cognitiva (46,3%), pérdida de productividad (18,2%), costo por atención de partos prematuros (13%) y costos por pérdida por escolaridad (12,7%).

Los niños que hoy padecen anemia también serán parte de la fuerza laboral del país en algunos años, por lo que, a largo plazo, esta enfermedad seguirá desencadenando baja productividad y, por lo tanto, menores ingresos. Por esta razón, es esencial prevenirla y tratarla a tiempo con el consumo de alimentos de origen animal ricos en hierro como la sangrecita, bazo, carnes rojas y pescados de carne oscura; así como con suplementos y gotas/jarabes de hierro.

Ahora que ya conoces más sobre esta enfermedad, únete a Fuertes contra la anemia y ayúdanos a combatirla para que tus hijos e hijas crezcan sanos y desarrollen íntegramente todas sus capacidades.

¿Qué opinas?