Contenido patrocinado por:

Este contenido fue financiado por un anunciante y creado por el departamento de publicidad del GrupoRPP. La organización encargada de las noticias del Grupo RPP no participó en la creación de este contenido.

Más información

Gripe y resfríos: enfermedades y cuidados de los niños en invierno

Los niños son más propensos a enfermarse dentro de los 6 primeros años. La tos, congestión nasal y dolor de garganta son las molestias más comunes. SANNA nos enseña cómo prevenirlas y cómo identificar una emergencia.

Esta época trae consigo diversos tipos de males respiratorios y virus que afectan, sobre todo, a los niños menores de 6 años. | Fuente: Shutter

El invierno en Lima este año volvió a sus niveles más bajos de temperatura. El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI) ya había adelantado que el frío se incrementaría durante el mes de agosto oscilando entre los 13°C y los 19°C. De hecho, en la madrugada del primer día del mes se registró la temperatura más baja con 12.6°C.

Esta época trae consigo diversos tipos de males respiratorios y virus que afectan, sobre todo, a los niños menores de 6 años. Algunas de las enfermedades más frecuentes son: resfrío común, gripe, broncoespasmo y faringitis aguda.

Es usual confundir el resfrío con la gripe; sin embargo, es importante distinguir la diferencia. El resfrío es una enfermedad causada por un virus de corta duración: de 1 a 4 días, teniendo síntomas como estornudos, dolor de cabeza o flujo nasal, sin generar complicaciones. Por su parte, la gripe, además de estos síntomas, provoca fiebre alta, malestar en los músculos e impedimento para realizar actividades diarias, por lo que la recuperación toma mayor tiempo.

¿Cuándo llevar a los niños a consulta y cuándo ir a emergencias?

Los síntomas más comunes que se suelen atender por consulta son:

  • Tos
  • Congestión nasal (tupidez)
  • Febrícula (fiebre moderada).
  • Estreñimiento (+3 días sin deposiciones)
  • Dispepsia (indigestión o molestias en el tracto gastrointestinal superior).

La Dra. Lucero Sáenz Llanos, especialista en pediatría de SANNA Clínica San Borja, nos comenta que si se presentan síntomas como los que se detallan a continuación, se trata de un caso de emergencia:

  • Agitación
  • Respiración rápida (disnea)
  • Tos exigente
  • Fiebre que no disminuya con antipiréticos (paracetamol, ibuprofeno, antalgina)
  • Convulsiones
  • Dolor abdominal

Es recomendable no llevar al niño al colegio en cualquiera de estos casos, pues podrían empeorar y contagiar al resto de compañeros, además de que no podrán rendir en la escuela como normalmente lo hacen. Lo más adecuado es visitar al pediatra y que tomen un descanso hasta que el cuerpo se recomponga.

Para agilizar la atención del niño, en el caso de que tu familia se atienda en la red de clínicas SANNA, puedes usar la Nueva APP SANNA, así podrás programar una cita con tu médico de confianza desde tu celular. Además, si tienes una consulta médica que no sea una emergencia, puedes optar por llamar a Médicos en Línea para que te ayuden sin alejarte de tu hogar.

Lo ideal es mantener una alimentación balanceada. | Fuente: Shutter

¿Qué tipo de alimentación ayuda a reforzar las defensas para prevenir enfermedades?

Lo ideal es mantener una alimentación balanceada que incluya proteínas, carbohidratos, lípidos y abundante agua. Sobre todo, en época escolar, se recomienda que la lonchera sea saludable e incluya frutas y verduras ricas en vitaminas A y C para reforzar el sistema inmunológico.

Podemos encontrar la vitamina A en frutas como la papaya, la zanahoria, el melón o el camote, mientras que la vitamina C se encuentra en cítricos como naranjas, mandarinas, brócoli y limones. Asimismo, es importante consumir menestras, hígado, carne roja, arroz, quinua y ensaladas verdes para adquirir el complejo vitamínico que el cuerpo necesita y preparar a los niños para afrontar virus y enfermedades típicas del invierno.

Es importante que además de la alimentación, vacunemos a los niños contra la influenza, así prevenimos y preparamos su cuerpo ante cualquier virus. Los niños menores de un año reciben dos dosis y después de esta edad es una vacuna anual.

¿Cada cuánto tiempo se debe visitar al pediatra?

Siempre hay dudas sobre hasta qué edad podemos llevar a nuestros hijos al pediatra. Se recomienda que asistan desde que son bebés hasta los 15 años, ya que hasta esta edad pueden presentar enfermedades que pueden ser tratadas por estos especialistas.

Además, no solo se debe acudir en casos de emergencia o por alguna consulta en particular, sino con cierta regularidad para tener un control sobre la salud de los niños. El tiempo entre chequeos varía según la edad, la Dra. Lucero Sáenz, recomienda lo siguiente:

  • Si tiene de 0 a 1 año separar una cita todos los meses.
  • De 1 a 2 años hacer una visita cada 3 meses.
  • De 2 a 3 años hacer una visita 2 veces al año.
  • De 3 años a más hacer una visita 1 vez al año.

Recomendaciones importantes

  • Una dieta saludable y balanceada que incluya complejo vitamínico es importante para reforzar el sistema inmunológico.
  • Los niños deben lavarse bien las manos con agua y jabón, sobre todo antes de las comidas y luego de estar en espacios públicos.
  • Es recomendable tomar abundante agua para que el cuerpo esté correctamente hidratado.
  • No automediques a los niños. Asegúrate de que sean revisados por un pediatra para que indique el mejor tratamiento y recomiende los medicamentos según su edad y necesidad.
  • Si tienes niños con resfrío o gripe, no olvides ventilar los espacios cerrados.
  • Enséñales a cubrirse la boca al estornudar (con pañuelos o la manga de la ropa) para disminuir la transmisión del virus y evitar el contagio.
  • Recuerda vacunar a los niños contra la influenza. Los menores de un año reciben dos dosis y después de esta edad es una vacuna anual.
Enséñales a cubrirse la boca al estornudar para disminuir la transmisión del virus y evitar el contagio.
¿Qué opinas?