Más de la mitad de peruanos cree que una mujer debe primero cumplir su rol de madre o esposa y luego cumplir sus sueños, según la Encuesta Nacional de Hogares (ENARES 2019). Estos estereotipos y roles de género impiden que las mujeres puedan desarrollarse en lo personal y profesional.

Sin embargo, hay muchas mujeres peruanas que, desde pequeñas, han ido contra la corriente y han logrado ser exitosas en diferentes rubros. En el webinar “Peruanas que inspiran” de RPP, seis mujeres contaron sus historias de resiliencia, emprendimiento y experiencias de vida.

Desde adolescentes hasta adultas, madres y mujeres solteras, estudiantes y profesionales, fueron parte de este conversatorio virtual donde inspiraron y empoderaron a más mujeres a luchar por sus sueños, a pesar de las dificultades.

Rosa Ávalos, una peruana en la Nasa

Rosa Ávalos Warren

Rosa estudió ingeniería aeroespacial y trabaja en proyectos de la NASA desde el 2009. Ella ha sido galardonada por el mismo administrador de la NASA y ex astronauta Charles Bolden.

Para Rosa su hermano fue muy importante en su decisión para estudiar esta carrera. Él ingresó a estudiar a la Universidad Nacional de Ingeniería y siempre le dijo que ella también podía hacerlo.

Fue así que Rosa decidió ingresar a una carrera mayoritariamente masculina. “En mi primera clase de ingeniería aeroespacial me percaté que en el aula, que tenía más de 100 estudiantes, no habían más de seis mujeres”.

Rosa comenzó a investigar por qué más mujeres no estudiaban este tipo de carrera y descubrió que “ellas pensaban que las carreras de ingeniería eran muy complicadas o que tenían miedo. Otras pensaban que solo eran carreras para hombres, algo completamente incorrecto. Ese es un paradigma que decidí cambiar”.

Ahora, mediante charlas, ella promueve el estudio de la ciencia y tecnología, y está involucrada en la Sociedad de Mujeres Ingenieras y la Sociedad Hispana de Ingenieros.

Frezia Díaz, la fuerza de mujer minera

Frezia Díaz

Desde niña Frezia desarrolló un gran amor por las maquinarias y los trabajos con herramientas, y se distinguía de otras niñas por estos gustos. Fue así que cuando creció decidió estudiar la carrera de mecánica para cumplir sus sueños de manejar camiones gigantes.

En una carrera predominantemente de hombres, Frezia tuvo algunos imprevistos: “Le pedí a mi papá que por favor me ayude a conseguir práctica en un taller automotriz. Cuando llegué y me presenté al mecánico jefe, él se admiró de que yo sea mujer”, dijo.

Sin embargo, a pesar de algunas dificultades, ella ha logrado conseguir lo que quería con mucho esfuerzo y empeño. Tiene dos hijos que están sumamente orgullosos de ella, así como ella de sí misma. 

“Llevo 19 años operando camión gigante y para mí es una fascinación todos los días. Cada día que observo que se acerca esa máquina de gran tamaño y magnitud me siento la mujer más feliz del mundo, me siento dichosa”, mencionó.

Melina Salazar, la reinvención es la clave

Melina Salazar

Todos pueden tener dificultades en el camino, lo importante es superarlos. Este es el caso de Melina, quien es una empresaria textil y trabaja con mujeres privadas de su libertad. Así, les da una segunda oportunidad para desarrollarse.

Hace unos años, a Melina le diagnosticaron cáncer. Ella pudo superar la enfermedad y eso fue lo que la hizo reinventarse y tener un propósito social en su trabajo. “Todos merecemos una segunda oportunidad de reinventarnos. Si una mujer quiere emprender un negocio que lo haga con un propósito, que lo haga con un objetivo ambiental o social y los frutos serán gratificantes”, comentó en el panel.

Ahora, con el trabajo que hace en conjunto con mujeres privadas de su libertad busca empoderar a las pacientes con cáncer, brindándoles unos bonitos turbantes para mejorar su calidad de vida. 

Ariadna Maldonado, el desafío de empezar de nuevo

Ariadna Maldonado

Ariadna fue la más joven el panel con 18 años; sin embargo, dejó grandes enseñanzas. Ella vino desde Venezuela a Perú, pasando por Colombia. Ariadna tuvo que atravesar momentos muy difíciles para poder, junto con su familia, buscar una mejor calidad de vida debido a la crisis de su país.

Ella contó que después del colegio tenía que salir a trabajar para poder ayudar a su madre. Esto, según dijo, la hizo más fuerte y también afianzó su confianza en ella misma.

Ariadna quiere ser diseñadora gráfica y pondrá todo su esfuerzo para lograrlo. “Mi mayor meta es graduarme, trabajar en lo que amo y cumplir con el objetivo de haber salido de mi país, que fue para tener una mejor calidad de vida. Entre pequeños y grandes cambios hay que salir adelante, experimentado, reinventado y confiando en nosotros mismos”, explicó.

Libia Apaza, reciclar para mejorar

Libia Apaza

Libia tiene cinco hijos y su recorrido de vida no ha sido fácil. Sin embargo, ha logrado gran éxito siendo la presidenta de Mujeres Ecosolidarias, una organización de mujeres que recolectan elementos para reciclar.

Con esta asociación, ha logrado una red de empoderamiento femenino porque sabe, de primera mano, que ser mujer y madre no es fácil si también se tiene que trabajar. Comentó que: “ser mujer y trabajar es difícil, pero no es imposible. El cambio está en cada uno de nosotras, de cómo miramos, cómo aspiramos nuestras cosas”.

Además, hizo un llamado a las mujeres a repensar la forma en la que se educa a los hijos. Explicó que si hay hombres machistas es porque la familia los ha educado de esa forma. 

Ana More, preparada para emprender

Ana More

A pesar de su corta edad, a los 19 años, Ana ya tiene un exitoso negocio en una comunidad rural de Piura. Ella estudia Seguridad Industrial y Prevención de Riesgos y tiene su propia avícola. Ana contó que sus vecinos prefieren sus pollos antes que otros porque son de muy buena calidad gracias a su arduo trabajo.

Asimismo, contó que el camino no fue fácil y que muchas personas no creían en ella por el simple hecho de ser mujer. “Las mujeres no somos menos que un varón, tenemos las mismas fortalezas para llegar a la cima de nuestros éxitos. Para nosotras no existe un ‘no se puede’. Cuántas veces en mi vida me han dicho ‘no puedes’; pero no, los comentarios no nos deben llegar cuando somos unas luchadoras”, dijo.

El webinar “Peruanas que inspiran” se dio en el marco de la campaña Mujeres de Cambio que trabaja RPP con el apoyo de la ONG Plan International. Además, con los aliados técnicos: el UNFPA, Ayuda en Acción, la Universidad del Pacífico, UNICEF y Libélula, con quien estamos midiendo y compensando nuestra huella de carbono.