pruebas canibalismo galactico galaxia andromeda
Ilustración que muestra los cúmulos globulares de la Estructura Dulais esparcidos por Andrómeda. | Fuente: GERAINT LEWIS

Un equipo liderado por un astrofísico de la Universidad de Sydney ha descubierto evidencia de que la galaxia vecina de Andrómeda es un caníbal que crece a través de colosales banquetes.

"Hace unos años, descubrimos que en las afueras de Andrómeda había una señal en los objetos que la orbitaban de que la galaxia no había estado 'pastando', sino que había comido grandes cantidades en dos épocas distintas", dijo en un comunicado el autor principal, el profesor Geraint Lewis, de la Universidad de Sydney.

"Lo que hace este nuevo resultado es proporcionar una imagen más clara de cómo se ha unido nuestro universo local: nos dice que al menos en una de las galaxias grandes, ha habido esta alimentación esporádica de galaxias pequeñas".

Evidencia del 'canibalismo' de Andrómeda 

Los hallazgos de la investigación -disponible en el servidor de preimpresión arXiv y se publicará en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society- se basan en el descubrimiento de una estructura de estrellas, conocidas como cúmulos globulares, en Andrómeda que se originó fuera de la galaxia. El profesor Lewis llamó a esto la Estructura Dulais, derivado de la expresión en galés para 'corriente negra'.

La Estructura Dulais representa los restos de un evento de alimentación colosal en el pasado "reciente", una corriente oscura iluminada por cúmulos de estrellas que orbitan como ningún otro en Andrómeda. Proporciona evidencia de que las galaxias crecen al "comerse" sistemas más pequeños, y los hallazgos están en desacuerdo con una imagen más tranquila del crecimiento galáctico.

"Eso lleva a la siguiente pregunta de, bueno, ¿qué se consumió realmente? Porque no parece que fuera solo una cosa, parece que ha sido una colección de cosas que se están desgarrando lentamente", dijo el profesor Lewis. "Nos hemos dado cuenta en las últimas décadas de que las galaxias crecen comiendo sistemas más pequeños, por lo que las pequeñas galaxias caen y se las comen, es canibalismo galáctico".

Andrómeda tiene las firmas de dos grandes eventos de alimentación. Las escalas de tiempo aproximadas indican que el festín "reciente" tuvo lugar en algún momento de los últimos 5 mil millones de años, mientras que la más antigua estuvo más cerca de hace 8 a 10 mil millones de años. El universo en sí tiene 13.800 millones de años, lo que significa que los dos eventos separados pueden haber tenido lugar mientras la materia en el universo estaba más cerca y más densamente concentrada.

"Sabemos que el universo no tenía rasgos distintivos en su nacimiento en el Big Bang, y hoy está lleno de galaxias. ¿Estas galaxias nacieron completamente formadas o han crecido?" dijo el profesor Lewis.

Nos enseña el comportamiento de las galaxias

Los astrofísicos como el profesor Lewis están estudiando Andrómeda para comprender mejor cómo ha evolucionado nuestra propia Vía Láctea. El punto de vista desde la Tierra dificulta la visualización de nuestra galaxia porque estamos sentados dentro de ella, lo que oscurece las observaciones, pero la distancia desde Andrómeda permite a los científicos la ventaja de una "vista panorámica".

No está claro cómo se ha alimentado la Vía Láctea, pero está surgiendo una imagen en Andrómeda con una firma clara: grandes festines y crecimientos acelerados. Dado que la Vía Láctea es una galaxia espiral de tamaño similar, la investigación puede estar pintando una imagen de lo que ha hecho nuestra galaxia para alcanzar su enorme tamaño.

"Lo que queremos saber es si la Vía Láctea ha hecho lo mismo o es diferente. Ambos tienen consecuencias interesantes para la imagen general de cómo se forman las galaxias", dijo el profesor Lewis. "Queremos, en algún nivel, crear un reloj más preciso que nos diga cuándo ocurrieron estos eventos porque eso es algo que debemos incluir en nuestros modelos de cómo evolucionan las galaxias".

Él y sus colegas analizaron datos que cubrían las velocidades y la química de los cúmulos globulares que forman la Estructura Dulais, proporcionando una vista bidimensional. El siguiente paso es comprender las distancias, lo que permitirá a los investigadores construir la historia en tres dimensiones.

"Eso nos permitirá calcular las órbitas, hacia dónde van las cosas, y luego podemos comenzar a hacer retroceder el reloj y ver si podemos obtener esta imagen coherente de cuándo cayeron las cosas", dijo.

"No podríamos nombrarlo como un objeto tipo galaxia, porque en realidad no sabemos si la firma que vemos es de un objeto grande que se interrumpe o de siete objetos más pequeños que se interrumpen. Es por eso que nos referimos a él como una estructura en lugar de siendo una galaxia en particular." (Europa Press)

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico.