La Agencia de Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA) lanzó desde la base de Cabo Cañaveral (Florida) el satélite TESS, que analizará durante los próximos dos años alrededor de 20.000 exoplanetas, una de las misiones más ambiciosas de la agencia estadounidense.

El despegue del cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX, en donde viaja el satélite, ocurrió ayer sin problemas, después del retraso de dos días que sufrió la misión este lunes.

El objeto, que fue desarrollado en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y que está valorado en 337 millones de dólares, observará el 85% del cielo para encontrar planetas fuera del sistema solar (exoplanetas) y, más adelante, determinar si se dan las condiciones necesarias para que haya vida.

"Esperamos que TESS nos ayude a responder si nuestro sistema solar es común o es único. Hay planetas y galaxias muy raros y extraños; mundos acuáticos, cubiertos en lava...", señaló en una entrevista con Efe Natalia Guerrero, investigadora de TESS en el MIT.

El satélite, que buscará exoplanetas orbitando estrellas situadas a menos de 300 años luz de la Tierra, se basará en los datos ya recopilados por el telescopio espacial Kepler, el cual ha estado en órbita durante nueve años y ha confirmado la existencia de más de 2.600 exoplanetas.

Para poner la magnitud de la misión lanzada este lunes en contexto, Guerrero dijo que TESS va a estudiar un área 350 veces más grande que la que investigó Kepler, que finalizó su tarea con éxito en 2013.

A lo largo de su misión espacial, las cuatro cámaras de 16,8 megapíxeles de TESS tomarán imágenes de alta resolución que serán analizadas en la Tierra por expertos en busca de exoplanetas y otros objetos astrofísicos de interés. (EFE)


0 Comentarios
¿Qué opinas?