La nave se acercó a 40 metros de la superficie. | Fuente: NASA

La nave OSIRIS-REx de la NASA logró con éxito su segundo ensayo de aterrizaje sobre el asteroide Bennu tras acercarse a una distancia de 40 metros de su superficie.

"Durante este ensayo, probamos muchos sistemas importantes, desde sistemas de comunicación y motores hasta algoritmos de navegación y mapas de peligro. La prueba fue exitosa: confirmó que tanto nosotros como OSIRIS-REx estamos listos para el muestreo de suelo en octubre de este año". dijo el jefe de la misión Dante Lauretta del Centro de Vuelo Espacial Goddard.

La sonda se acercó al asteroide de forma automática y realizó maniobras programadas necesarias para la recolección de tierra del cuerpo celeste.

El 20 de octubre, la nave espacial viajará hasta la superficie del asteroide durante su primer intento de recolección de muestras. Durante este evento, el mecanismo de muestreo de OSIRIS-REx tocará la superficie de Bennu durante aproximadamente cinco segundos, disparará una carga de nitrógeno presurizado para perturbar la superficie y recolectará una muestra antes de que la nave espacial retroceda. La nave espacial está programada para devolver la muestra a la Tierra el 24 de septiembre de 2023.

De acuerdo con la NASA, Bennu pasará entre nuestro planeta y la Luna a finales del 2135, lo que podría alterar su movimiento y provocar un choque con el planeta.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.