Así se ve el objeto que cayó cerca a Azángaro, en Puno. | Fuente: AFP

Una bola de fuego se vio en el cielo de Pucallpa y Tingo María, el último sábado por la tarde. Los testigos de este hecho creyeron ver un meteorito que descendía a tierra sin un destino fijo y que dejaba a su paso una extensa cola blanca y gruesa.

Finalmente, este extraño cuerpo cayó en la comunidad de Larancahuani, en Azángaro (Puno), a más de 1,000 kilómetros de las ciudades por las que se le vio pasar. Afortunadamente, el objeto no causó daños de ninguna índole. Los pobladores del lugar y miembros del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) de Puno comprobaron que no se trataba de ningún meteorito y que no solo era uno, sino que eran tres esferas metálicas.

No fue meteorito, pero no se sabe qué es

Investigadores de la Comisión Nacional de Investigación y Desarrollo Aeroespacial de Perú (CONIDA) viajaron a Cusco para conocer más acerca de estos objetos. Gustavo Henriquez, secretario de esta institución le dijo a la BBC que “lo más probable” es que se trate de un tanque de combustible (hasta esa entrevista se conocía de la presencia de una sola esfera).

Aquella tarde, el Componente Espacial Conjunto del Comando Estratégico de Estados Unidos estimó que un cuerpo de cohete ruso SL-23 reingresó en la atmósfera el 27 de enero a las 6:32 de la tarde, precisamente a esta hora fue visto el cuerpo luminoso.

Podría ser peligroso

El secretario del CONIDA comentó a la BBC que su mayor preocupación es que no se haya advertido de la caída de este objeto a territorio peruano. “Según convenciones de la ONU, estos avisos deben darse para que las naciones estén abiertas y el país responsable, además, se haga cargo de resarcir los daños”, comentó.

Henríquez también comentó que manipular el objeto esférico puede ser peligroso pues si se confirma que es un tanque, podría ser tóxico ya que normalmente llevan hidracina que en contacto con piel, provoca reacciones que pueden ser perjudicial para la salud.

¿De procedencia rusa?

Los investigadores del CONIDA llegaron al lugar donde cayeron los objetos esféricos y en uno de ellos se encontraron inscripciones aparentemente en ruso.  

Según se pudo deducir, se encontraron inscripciones con los siguientes valores: 230 KgF/cm2, PEI 17,6; asimismo, se determinó que el volumen es de 132,300 LT, hasta donde es visible.

Este esel recorrido que siguió el objeto metálico. El punto morado es su ingreso a la atmósfera. | Fuente: Aerospace
El objeto permanece cercado por orden de las autoridades. | Fuente: Conida
Estas son las inscripciones que se hallaron en una de las esferas. Estarían escritas en ruso. | Fuente: Conida
0 Comentarios
¿Qué opinas?