Apocalipsis
El llamado Reloj del Juicio Final apareció por primera vez en la portada de la revista en 1947. | Fuente: Unsplash

El Boletín de los Científicos Atómicos mantiene su simbólico Reloj del Día del Juicio Final este 2022 a 100 segundos de la medianoche, en su evaluación de lo cerca que estamos del apocalipsis.

Si bien sus autores creen que el año pasado ofreció destellos de esperanza de que la humanidad podría revertir su marcha hacia una catástrofe global, factores como las amenazas continuas y peligrosas que plantean las armas nucleares, el cambio climático, las tecnologías disruptivas y el COVID-19 se vieron exacerbados por "una ecosfera de información corrupta que socava la toma de decisiones racional", según el comunicado de este organismo.

El Boletín de los Científicos Atómicos es una publicación académica dirigida al público en general dedicada a temas relacionados con la supervivencia y el desarrollo de la humanidad, frente a las amenazas de las armas nucleares, armas de destrucción masiva, el cambio climático, las tecnologías emergentes y enfermedades.

De periodicidad bimensual, fue publicado por primera vez en 1945, como 'Bulletin of the Atomic Scientists of Chicago', al ser fundada por miembros del Proyecto Manhattan tras los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki.

¿Qué es el Reloj del Juicio Final?

El llamado Reloj del Juicio Final apareció por primera vez en la portada de la revista en 1947. Aunque originalmente representó a la amenaza del holocausto nuclear, desde 2007 también representa la amenaza del cambio climático.

La declaración del Reloj del Juicio Final de 2022 enumera los pasos que se deben tomar para abordar las amenazas actuales.

  1. Los presidentes de Rusia y EE. UU. deben identificar límites más ambiciosos y completos sobre las armas nucleares y los sistemas vectores para fines de 2022. Ambos deben acordar reducir la dependencia de las armas nucleares al limitar sus funciones, misiones y plataformas, y reducir los presupuestos en consecuencia. Estados Unidos y otros países deberían acelerar su descarbonización, haciendo coincidir las políticas con los compromisos. China debería dar ejemplo siguiendo vías de desarrollo sostenible, no proyectos intensivos en combustibles fósiles, en la iniciativa One Belt One Road.
  2. Los líderes de EE. UU. y otros países deberían trabajar a través de la OMS y otras instituciones internacionales para reducir los riesgos biológicos de todo tipo a través de un mejor control de las interacciones entre animales y humanos, mejoras en la vigilancia y notificación de enfermedades internacionales, una mayor producción y distribución de suministros médicos y una capacidad hospitalaria ampliada.
  3. Estados Unidos debería persuadir a aliados y rivales de que no ser los primeros en usar armas nucleares es un paso hacia la seguridad y la estabilidad y luego declarar tal política en concierto con Rusia (y China). 
  4. El presidente Biden debería eliminar la autoridad exclusiva de los presidentes de EE. UU. para lanzar armas nucleares y trabajar para persuadir a otros países con armas nucleares para que establezcan barreras similares.
  5. Rusia debería reincorporarse al Consejo OTAN-Rusia y colaborar en la reducción de riesgos y medidas para evitar la escalada. Corea del Norte debería codificar su moratoria sobre las pruebas nucleares y las pruebas de misiles de largo alcance y ayudar a otros países a verificar una moratoria sobre la producción de plutonio y uranio enriquecido.
  6. Irán y Estados Unidos deben volver a cumplir conjuntamente el Plan de Acción Integral Conjunto e iniciar conversaciones nuevas y más amplias sobre la seguridad en Oriente Medio y las limitaciones de misiles.
  7. Los inversores privados y públicos deben redirigir los fondos de los proyectos de combustibles fósiles a inversiones respetuosas con el clima.
  8. Los países más ricos del mundo deben brindar más apoyo financiero y cooperación tecnológica a los países en desarrollo para emprender una acción climática fuerte. Las inversiones de recuperación de COVID deben favorecer los objetivos de mitigación y adaptación climática en todos los sectores económicos y abordar la gama completa de posibles reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero, incluidas las inversiones de capital en desarrollo urbano, agricultura, transporte, industria pesada, edificios y electrodomésticos, y energía eléctrica.
  9. Los líderes nacionales y las organizaciones internacionales deben idear regímenes más efectivos para monitorear los esfuerzos de investigación y desarrollo biológicos.
  10. Los gobiernos, las empresas de tecnología, los expertos académicos y las organizaciones de medios deben cooperar para identificar e implementar formas prácticas y éticas de combatir la información errónea y la desinformación habilitada por Internet. En cada oportunidad razonable, los ciudadanos de todos los países deben responsabilizar a sus funcionarios políticos locales, regionales y nacionales y a los líderes empresariales y religiosos preguntando "¿Qué están haciendo para abordar el cambio climático?"

(Con información de Europa Press)

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.