La crisis por la COVID-19 en el cine peruano. | Fuente: Archivo RPP

Esos días en que esperábamos los jueves para ver el estreno de una película, los fines de semana para ir al cine en pareja o aprovechar los martes de dos por uno en las entradas para ver en pantalla grande una cinta con tus amigos o amigas, han quedado sin fecha de retorno debido a la pandemia por la COVID-19.

El necesario distanciamiento social ha detenido rodajes, suspendido estrenos y dejado en el limbo contratos de nuevos proyectos en el sector audiovisual.

“Toda nuestra actividad consiste en juntarnos entre 40 o 50 días y trabajar colectivamente. Esto que está sucediendo es un ataque a la médula”, dice Melina León, directora de la película “Canción sin nombre”, que ha logrado más de 30 premios alrededor del mundo.

EL EFECTO COVID-19

León tenía previsto el estreno de su cinta en varios países. “En Italia fue el primero que se canceló, en Francia yo iba a estar presente y me avisaron de la cancelación dos días antes. Holanda y Bélgica fueron los últimos en cancelarse”, cuenta vía telefónica a RPP Noticias. En Perú, el estado de emergencia impidió su estreno programado para el 16 de abrilEl único país en el que se estrenó fue en Grecia”, indica.

Tondero, dirigido por Miguel Valladares, es la que más producciones tenía por estrenar: “Doblemente embarazada” se ha pasado de abril a agosto, y “Busco novia” e “Igualita a mí” de abril a octubre. “Ronnie Monroy ama a todas” estaba programada para septiembre, pero ha quedado sin fecha. Además, tenía programado la reposición de “Av. Larco, el musical”, el concierto de “Gianmarco, 30 años” y la película de Netflix que estará basada en el futbolista Paolo Guerrero y su histórica llegada al Mundial de Rusia 2018.

La película de Netflix, que estaba programada para ser filmada en julio, se ha pasado para septiembre-octubre, pero ya no sabemos más, porque no sabemos si volver a postergarlo”, añade el director general de Tondero.

La productora Big Bang Films tenía planeado romper la taquilla con “No me digas solterona 2” el primer jueves de abril, pero ya se ha reprogramado para el 11 de febrero del 2021. Además, el rodaje del filme “Mundo gordo” ha tenido que detenerse y se planea retomar en agosto. Aunque Ani Alva y Sandro Ventura han recalcado, en un live de Facebook en el que hablaron del futuro del cine, que todo es incierto.

El actor y director Bruno Ascenzo también ha visto frustrados sus proyectos. La película “Cosas de amigos”, una cinta dirigida por Giovanni Ciccia, se iba a estrenar en septiembre; el rodaje de la serie con Netflix iba a iniciar este año; así como dos obras de teatro: una con Carlín y Johanna San Miguel, y otra con Los Productores en el Pirandello. Todo se ha cancelado.

“La verdad no tengo idea”, dice Ascenzo a RPP Noticias sobre la reanudación de sus planes. “Todo el calendario de estrenos se ha movido, no solamente aquí sino en todo el mundo”. “Son proyectos que primero tardaron bastante en concretarse y ahora están buscando un momento sano y seguro para todos los involucrados, los actores y el público”, recalca.

La directora Enid Campos, que formó parte de la producción de “Retablo”, tenía previsto un servicio de producción para una película del extranjero. “Ese iba a ser mi proyecto bandera de este año. Era para filmar a finales de año, pero tenía que empezar a organizar todo en mayo. Todavía me han pedido tiempo para ver cómo se va a hacer”, revela. “El medio cinematográfico está muy, muy afectado”, lamenta.

Asimismo, el director de cine Rafael Arévalo comenta que, luego de realizar varias cintas para Festivales, deseaba este año poder ir por un proyecto más ambicioso. "Yo estaba deseando dar el salto... Quería llegar a un público más masivo, a la cartelera comercial o televisión, aprovechar más las redes sociales (...) pero voy a tener que guardarlos en un cajón por un tiempo", expresa. 

Por su parte, el crítico de cine Rodrigo Bedoya señala a RPP Noticias que la interrogante es hasta cuándo este sector va a soportar vivir sin trabajar. Incluso, aquellos que no viven esencialmente del cine y se dedicaban también a la publicidad, docencia u otro rubro, están parados con la crisis. "No hay un camino seguro sobre en qué momento se va a poder reactivar. Es una cadena que está paralizada", refiere. 

¿LA SALVACIÓN ES EL STREAMING?

Desde la perspectiva del espectador, la pregunta es ‘¿por qué no ponen las películas en Netflix?’ Esto para los cineastas es una dura realidad, pues aún hay desconocimiento en lo que significa hacer una película en el Perú.

Las plataformas de streaming no funcionan como el cine. No es que yo las cuelgue ahí y mientras más gente la vea, yo gano”, señala Miguel Valladares, quien no ha descartado la posibilidad de aplicar a algún tipo de plataforma o canal de televisión internacional, y saltarse el cine. 

“El hecho que no pase por el cine y solo se pase por Netflix o Amazon o Disney+, hace que los costos sean mayores. Si alguna plataforma quisiera pagar, al menos en mi caso, estamos viendo la posibilidad de que pague el costo, para al menos recuperar la inversión. Me doy por bien servido con eso”, afirma a RPP Noticias.

Melina León confiesa que en el caso de su ópera prima “Canción sin nombre”, Netflix ha mostrado “un interés”. “El problema es que el nivel de rentabilidad de lo digital no se compara al que uno tiene en teatro”, precisa, y sostiene que su producción ha podido salir de deudas, pero la ganancia está en las salas de cine. “La película estuvo construida para el gran lienzo y eso es un montón de decisiones económicas”, indica.

“No es tan fácil decir lo lanzó por internet. Para muchos es muy difícil, ya sea por el sueño de estrenar en cines”, señala. Además, para aplicar a ello, León debería esperar que el Ministerio de Cultura lo apruebe, pues “Canción sin nombre” se hizo con el apoyo del Estado. Otro punto muy importante es que el streaming está centrado en los estratos A y B. “No es la idea de que solo llegue a esos segmentos. Es un poco trágico”, considera. El objetivo de llegar a los Oscar sigue de pie, pues la Academia de Hollywood cambió sus reglas y podría ser nominada sin la necesidad de estrenar la cinta.

Enid Campos no tenía programado un estreno para este año, pero destaca que para ella no pasar por el cine “sería bastante doloroso”. “Me pongo en sus pies y ¡qué bravo!”, exclama. “Yo creo que cada caso es particular porque si ahora lo que necesitan es generar ingresos, tal vez venderla a una plataforma sería bueno. Si fuera el tipo de películas que yo hago, que son más independientes, yo creo que sí se debe espera estrenar en Festivales o en salas de cine”, indica.

UN FUTURO INCIERTO

Todas las actividades de índole social van a quedar postergadas de manera indefinida: artísticas, culturales, deportivas, sociales, cines. Todas van a quedar suspendidas, posiblemente por todo este 2020”, fueron las palabras del premier Vicente Zeballos que dieron la dura estocada al sector audiovisual y a los 11 gremios que lo conforman.

Quizás el premier Zeballos se adelantó un poco al decir que todo el año y, eso, definitivamente ha causado un pánico en el sector”, dice Valladares. “No solo para los que ya tenemos películas ya producidas con una inversión bastante importante detrás, sino también a toda la gente que se queda sin trabajo con esto. Son muchas las personas que se quedan en el aire, que vive del rodaje en rodaje”, expresa.

Bruno Ascenzo considera importante dar a conocer a las personas que han perdido su trabajo. “Tanta gente detrás de cámaras que seguramente no los reconocen (…)  todas las microeconomías que se generan alrededor, que son muchas veces menospreciados”, precisa, para recordar que en la pre y post producción de una cinta hay miles de trabajadores. 

Hubo una especie de ‘ustedes, todavía, dentro de un año saldrán’”, señala Melina León, quien lejos de pedir un plan ahora, insta por solidaridad hacia los sectores económicos afectados por la COVID-19. “Un poquito más de empatía al dar esas noticias y un poquito más de liderazgo de parte de nuestros representantes directos que son el Ministerio de Cultura. No les pedimos que nos den respuestas ahora mismo porque nadie las tiene”, precisa.

Enid Campos refiere que el sector audiovisual se está organizando para hacer llegar sus peticiones al Gobierno formalmente. “Entiendo que el Gobierno diga que ahorita no es la primera necesidad, pero creo que no nos debe deja de lado”, sostiene y pide recordar que en estos momentos de confinamiento, que son muy difíciles, el cine demuestra su importancia. “Creo que ahorita, lo que nos mantiene un poco sanos emocionalmente tiene que ver con nuestra industria. Imaginemos un momento así sin arte, sin ver películas, sin televisión, sin libros… Es un momento para la reflexión y conocer lo importante de nuestro trabajo”, destaca.

Para Jonatan Relayze, director de la película "Rosa Chumbe", el problema principal es que casi todos son informales. "No tenemos seguros de salud, no tenemos AFP". Por ello, considera necesario un empadronamiento por parte del Ministerio de Cultura y que se destine un fondo de rescate para apoyar a los más vulnerables. "Hay mucha gente que tiene problemas de salud, que tiene que mantener a su familia y se ha detenido más de un mes todo su trabajo", sostiene.

Asimismo, lamenta que a veces no se le brinde al sector la importancia que merece. "Creo que siempre hemos sido relegados y, en esta ocasión en particular, somos de uno de los últimos ministerios en los cuales ha habido medidas", asevera. 

En tanto, Rafael Arévalo reconoce que hay otros campos que deben reactivarse antes, sin embargo, esto lo toma como una oportunidad para "ver cómo les va a ellos" y señala que, por el momento, no tiene una idea concreta de lo que se necesita. "Es tan incierto el panorama que es muy difícil (...) Pero sí sería ideal que, para fin de año, haya establecido un cronograma (de actividades a reactivarse), para que arrancando el próximo año se pueda grabar", expresa.

Así también, Bedoya lamenta que, en el Perú, la cultura sea tomada en cuenta hasta el último. "Nadie va a pedir que el cine se reinicie mañana. Todos son conscientes de que hay cosas mucho más importantes, pero quizás tener garantía de que se va a discutir un protocolo, para que puedan empezar los rodajes en algún momento, generaría una especie de seguridad", acota. "Creo que eso tendría un valor simbólico porque le vas dando cierta sensación a la comunidad cinematográfica de que hay una institución que se preocupa", agrega. 

LA FUNCIÓN NO TERMINA

Lo más probable es que el sector audiovisual sea el último en reactivarse y que tome tiempo para que el cine vuelva a ser como antes; pero cuando una parte de este mundo sufre, es momento de pensar en el presente, unirse y ser solidarios. Así, Tondero reunió a 11 gremios del rubro para proponer Netzun.com, una plataforma que desde el 25 de abril recauda fondos a través del streaming, para aquellos trabajadores que se han visto afectados económicamente y que viven los estragos de la COVID-19.

Si nosotros, los artistas, no somos empáticos, ¿quién lo va a ser?”, expresa Melina León, quien pensaba impulsar una nueva producción con los ingresos que tuviera “Canción sin nombre” en el cine,  aunque no descarta poder ir al Cusco este año para poder hacer la investigación de su próxima cinta. 

Por el momento, tiene marcado brindar talleres virtuales de cine y aplicar a los fondos del Ministerio de Cultura. “Son concursos, pero es una posibilidad de mandar mi nuevo proyecto y ver si obtengo financiamiento. Pensaba hacerlo y ahora es prioridad”, dice.

Por su parte, Bruno Ascenzo tiene claro que “no es momento de exigir, sino de proponer y encontrar soluciones entre todos” y recalca que “si no ponemos el hombro entre todos, no lo vamos a hacer”. “Es momento de observar y tratar de dentro de lo difícil, tomar las decisiones con la mayor calma y sensatez posible”, expresa.

Para Relayze, lo más importante es que no se rompa la cadena de producción del cine peruano y considera fundamental que se mantengan los concursos de la DAFO. "Este año no va a haber rodajes, eso quiere decir que el próximo año habrá el doble de rodajes", apunta.

Arévalo sostiene que la crisis es un desafío. "Nuestra visión artística se va a tener que adaptar. Me gusta ver esto como un reto, tenemos que reinventarnos y ser más imaginativos", indica enfatizando que su experiencia de rodar una cinta con solo 4 personas le será beneficioso.

"Estoy pensando cómo abordar nuevos rodajes, que utilicemos pocos recursos, pensar ideas con un par de actores, con un par de técnicos y cosas mínimas, con los implementos de higiene necesarios. Si tenemos imaginación, podemos superar lo que sea", asevera. 

En tanto, Enid Campos tiene dos proyectos audiovisuales en postproducción, los cuales puede trabajar de manera virtual. “Yo había filmado una película entre noviembre y diciembre y tengo que terminarla. Estoy terminado un cortometraje que hice con Michelle Alexander y también lo estamos terminando”, indica. 

Asimismo, al igual que León, tiene proyectos para aplicar a los fondos del Estado y piensa revisar algunas propuestas para dar clases. “No tengo muy definido que es lo que voy a hacer. Ahorita, me he enfocado en ver las maneras de ayudar durante esta cuarentena”, remarca. 

Rodrigo Bedoya observa una oportunidad para el cine peruano, luego de la crisis, pues considera que en la reapertura de las salas serán las cintas nacionales las que podrán exhibirse y recibir a un público cauteloso, pero ansioso de la experiencia en pantalla grande.

"La oferta cinematográfica se va a ver menguada, porque probablemente Hollywood va a querer aguantar sus estrenos hasta que las cosas se estabilicen. Esa es una oportunidad para que ciertas películas peruanas puedan llegar a los cines. Eso permitiría que el cine peruano tenga visibilidad", afirma.

DATO

- 5 de mayo. Mediante una Resolución, la Dirección del Audiovisual, la Fonografía y los Nuevos Medios (DAFO) otorgó nuevos plazos para los concursos de fondos audiovisuales para este año. 

- 8 de mayo. RPP se comunicó con el Ministerio de Cultura para conocer si se están tomando algunas disposiciones ante los pedidos de directores y productores, pero hasta el cierre de esta nota no obtuvimos una respuesta.

- 13 de mayo. Posterior a la publicación de este informe, la DAFO envió a RPP un comunicado en el que señala las acciones que ha tomado desde que se inició el estado de emergencia. Entre lo que resalta son “reuniones permanentes con el sector”, así como con instituciones nacionales e internacionales. La “participación en elaboración de normas extraordinarias sectoriales que permitirían obtener recursos extraordinarios para atender las demandas del sector en la emergencia sanitaria” y en la “elaboración de la encuesta para conocer el impacto de la crisis en el sector”. Además, el acompañamiento a quienes se han visto afectados y coordinaciones que permitan la ampliación de la exhibición cinematográfica Retina Latina.