Melina León: Conoce a la primera directora peruana en el prestigioso Festival de Cannes

"Quisiera creer que es una señal de cambio", afirma la cineasta Melina León sobre su presencia como la primera directora peruana en el Festival de Cannes. Ella exhibió la cinta "Canción sin nombre" en la que "quería agrupar todos los males del mundo".

Melina León se convirtió en la primera directora peruana en participar en el Festival de Cannes con la cinta "Canción sin nombre". | Fuente: AFP

Melina León tiene el honor de ser la primera directora peruana seleccionada en el Festival de Cannes. "Quisiera creer que es una señal de cambio", afirma la cineasta, que ha llegado hasta allí con un retrato doloroso del robo de niños en el Perú de los años ochenta.

"Canción sin nombre", su ópera prima, ya se proyectó en la Quincena de Realizadores, sección paralela del certamen que finalizará el próximo 25 de mayo.

La historia comenzó a gestarse a partir de una llamada de teléfono que recibió su padre, el periodista Ismael León, de una peruana adoptada en Francia que le agradeció haber conocido su verdad gracias a sus reportajes sobre el tráfico de niños.

"Canción sin nombre" cuenta la historia de una mujer cuyo bebé es secuestrado nada más nacer y de un reportero que le ayuda a investigar lo sucedido. Un hilo principal acompañado de violencia de la guerrilla senderista, homofobia, brecha entre clases sociales y corrupción policial y judicial.

"Quería agrupar en una sola película todos los males del mundo. No sé si se me ha pasado la mano", indicó la directora Melina León, tan entusiasmada como abrumada por el hecho de haber sido escogida en el Festival de Cannes.

Su presencia es "un premio" que confía en que sea inspirador: "Vengo de la clase media, no soy de la alta burguesía, y eso creo que es bonito para mucha gente, el ver que es posible, con pocos recursos, lograr hacer algunas cosas, aunque tome muchos años, muchos más de los que le tomaría a alguien que puede dedicarse exclusivamente al arte".

Melina León descubrió el arte de pequeña, a los "siete u ocho años". Su padre, el mismo que inspiró esta historia, era amante del teatro experimental.

Con "Canción sin nombre", se estrena como directora de largometrajes nada menos que en el Festival de Cannes, y su principal objetivo al hacerla era ser "fiel a la verdad": "No estaba pensando mucho en el espectador sino en ser honesta con la memoria, en tratar, a través de los artificios de la ficción, tener verdad y que el espectador la reconozca".

La directora Melina León vive entre Lima y Nueva York y admite que aunque en la actualidad "hay cosas que están mucho mejor en el Perú, los problemas de fondo están ahí y en algún momento pueden volver a estallar como en aquella época".

La película, pese a todo, "tiene un rayo de esperanza", agrega León, que reconoció que, tras "tantos año recibiendo negativas de financiación o simplemente en el total anonimato trabajando sola en la habitación con un ordenador portátil, se hace extraño el reconocimiento que Cannes le brinda a su primer largo. (EFE)

¿Qué opinas?