Un buen líder no es fácil de reemplazar

Cuando un liderazgo va más allá de generar solo ingresos.

En el 2020, Bob Iger, director ejecutivo de Disney fue reemplazado por Bob Chapek, quien fue hasta ese momento el director de parques de atracción de Disney. En noviembre de este año, Bob Iger sorprendió a todos anunciando que regresaría como director ejecutivo de Disney. Esta decisión sigue la lógica de la junta directiva de buscar un reemplazo permanente que entienda cómo conseguir los objetivos de la empresa. Aunque Chapek había ayudado a la corporación atravesar los tiempos de pandemia, algunas de sus decisiones habían sido cuestionadas e incluso generado controversia. Por lo que, a pesar de que se había aprobado extender su contrato hasta el 2025, Disney finalmente decidió reemplazarlo con su antecesor.

Esta decisión podría enviar un importante mensaje: no es fácil poder reemplazar un buen líder. Iger había pasado más de una década buscando hacer crecer el negocio de películas en Hollywood hasta convertirlo en uno de los conglomerados más grandes del mundo. Sin embargo, ante la toma en mando de Chapek, los ingresos de Disney se habían estancado o crecían a una tasa menor. Por ejemplo, en el negocio de streaming, Disney+ registraba un número de suscripciones mayor a sus proyecciones, pero generaba $1.5 billones en pérdidas.

| Fuente: Freeimages

El liderazgo de Iger fue siempre bien recibido por los inversionistas y ejecutivos de la empresa, razón suficiente para considerarlo como principal opción de reemplazo cuando, antes las circunstancias, se decidió separar a Chapek.

Pero esta no es la primera vez que sucede esto. Ya anteriormente Steve Jobs había regresado a Apple 12 años después de que se había decidido separarlo, o también el fundador de Starbucks, Howard Schultz, quien regresó como director general interino en abril de este año. En cada uno de estos casos, el anuncio del retorno de los antiguos directores generales fue bien recibido por los inversionistas, llevando el precio de las acciones de estas empresas a subir ante la revelación de su retorno. Finalmente, un buen líder no solo es capaz de generar ingresos y tomar decisiones, sino que también es capaz de enviar un mensaje de tranquilidad a los mercados, cualidades que no son fáciles de reemplazar.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.

Sepa más:

MÁS COLUMNISTAS VER TODOS