Manuel Delgado Parker, fundador del Grupo RPP, deja un gran legado. | Fuente: RPP

Mi padre me deja un ejemplo incalculable. Su trayectoria personal, familiar y profesional nos deja a mi, su familia y a muchos, un gran legado. Su partida, el 16 de septiembre (casi dos meses antes de cumplir los 84 años), deja un innegable vacío, pero también descubro un impulso en mi propia misión y vocación.

Mi padre fue el quinto hijo de mis abuelos Genaro Delgado Brandt y Raquel Parker Murguía. Nació el 17 de noviembre de 1935. Su infancia coincidió con la mudanza al barrio de Magdalena, donde estudió la primaria en el colegio Claretiano. Años después, la familia se muda a Miraflores y mi padre ingresa al Champagnat.   

Tuvo el ejemplo apasionado del abuelo Genaro, quien, según palabras de mi padre, “inventó su propia profesión”. Genaro Delgado Brandt fue promotor de Radio Central y en 1953 fundó Radio Panamericana junto a sus hijos mayores Genaro y Héctor y con la ayuda económica del tío Alejandro Delgado Mago.

Para entonces, mi padre culminaba sus estudios secundarios. Luego de una experiencia laboral en el banco como cobrador de letras, comprendió que ganaba más vendiendo publicidad en la radio. Esta experiencia le serviría años después para desempolvar un proyecto de las repetidoras que la familia tenía.

En 1959, la familia Delgado Parker daría el salto más grande a la televisión cuando fundan, Genaro Delgado Brandt y sus hijos Genaro, Héctor y Manuel, Panamericana Televisión. La ayuda económica de sus socios, la familia Lindley y los socios extranjeros como la CBS, Time & Life, Goar Mestre y Manuel Ulloa fue fundamental.

En 1960 mi padre contrae matrimonio con Frieda Nachtigall Balderrama, mi madre. Juntos formaron una familia de seis hijos, la cual fue creciendo en el tiempo. 

A los 26 años mi padre funda Radio Programas del Perú el 7 de octubre de 1963 con el apoyo de su familia, el abuelo Genaro y sus hermanos Genaro y Héctor, así como sus socios, la familia Lindley.

Algunas de las radionovelas que emitió Radio Programas del Perú desde sus inicios. | Fuente: RPP

Radio Programas del Perú surge como una emisora y productora de contenidos que transmitía su señal a través de once emisoras afiliadas. El sueño de mi padre era integrar al país en una sola voz a la vez. Se llegaron a emitir dieciocho radionovelas diarias. 

Con la dictadura del General Velazco Alvarado y la confiscación de medios en 1971, los hermanos Delgado Parker entregaron sus cargos en protesta, más no la propiedad. Mi padre emigró junto a su familia a Puerto Rico y Los Ángeles durante siete años. Esta experiencia le permitió ampliar su conocimiento sobre el mundo de los medios, en especial la radio.

En 1979 la familia regresa al Perú, y mi padre se aboca a repotenciar la emisora que fundó, ahora convirtiéndola en una radio noticiosa durante todo el día. A partir de ahí, junto a un destacado equipo periodístico y con el trabajo de su hijo Hugo fueron ampliando su cobertura en el país.

Los hermanos Genaro, Manuel y Héctor Delgado Parker hicieron historia en la radio y televisión peruana. | Fuente: RPP

La década del ochenta estuvo marcada por el terrorismo, y fue a través de las ondas de RPP Noticias que la gente se informaba, en especial durante los apagones. A finales de esa década, la familia Delgado Parker tomaría diversos caminos, y a mediados de los noventa la familia Delgado Nachtigall se quedaría con RPP.

A partir de ahí, mi padre junto a sus hijos mayores Frida, Manuel y Hugo, se abocaría a desarrollar el Grupo RPP. Paralelamente, se incursionó por esos años en el mundo digital con una página web, que actualmente ofrece gran variedad de contenido y podcasts. También se desarrolló una plataforma en televisión por cable.

Hoy los retos son aún mayores. La competencia es ardua, pero el propósito de la empresa, el de promover el progreso de los peruanos, es un aliciente para seguir esforzándonos y preparándonos para mejorar y ofrecer cada vez mejor calidad de información y de entretenimiento para sus diversas audiencias en distintos formatos.

Papá, dejas en mi, en toda tu familia y en muchas personas que te conocieron, una huella muy profunda de integridad, esfuerzo, generosidad, trabajo, amor y entrega hasta el final. Eres y siempre serás una constante inspiración en mi vida. ¡Te quiero mucho!

La familia Delgado Nachtigall, 2008. | Fuente: RPP