Mario Vargas Llosa será homenajeado en la FIL Lima 2019 | Fuente: Composición RPP (Fotos de la Cátedra Vargas Llosa) | Fotógrafo: ROBERTO RUIZ

El legado de la obra narrativa de Mario Vargas Llosa es amplio. El ganador del Nobel de Literatura nos ha dejado múltiples clásicos, desde novelas complejas como “Conversación en la catedral y La ciudad y los perros a otras más accesibles como Travesuras de la niña mala o Pantaleón y las visitadoras.

La narrativa de Mario Vargas Llosa -homenajeado en la edición 2019 de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Lima- ha sido ampliamente estudiada y valorada por el público, aunque también por la crítica especializada. ¿Pero cuál es la mejor obra de Vargas Llosa, al margen de los gustos populares, para los especialistas?

RPP Noticias consultó con cuatro catedráticos de Literatura cercanos a la obra del Nobel peruano para conocer sus elecciones y todos coincidieron en una: La guerra del fin del mundo. Publicada en 1981, esta novela está ambientada en Brasil y narra la ‘Guerra de Canudos’, un conflicto entre el Ejército de este país y un movimiento religioso liderado por un predicador, a fines del siglo XIX. Para nuestros entrevistados, esta novela es (o aspira a ser) la culminación del gran proyecto de la narrativa vargasllosiana: la novela total.

1.- “La más ambiciosa”

Para Jorge Valenzuela, escritor y doctor en Literatura Hispanoamericana, La guerra del fin del mundo es el mayor logro narrativo del autor peruano por ser “la [obra] más ambiciosa” y porque “mejora el proyecto de la novela total [que Vargas Llosa tuvo] en los años sesenta, ese proyecto de ambición de representación de la totalidad”. El profesor señaló a RPP Noticias, además, que la crítica literaria que ha estudiado la obra vargasllosiana también considera a esta novela como la mejor de su bibliografía.

En La guerra del fin del mundo, agrega Jorge Valenzuela, Mario Vargas Llosa vinculó su ficción con “un discurso histórico, antropológico”. “Tienes ahí una novela que es varias cosas a la vez: dialoga con las ciencias sociales, con el discurso sicologista del siglo XIX con la curiosidad vargasllosiana por la frenología, con lo etnológico a partir de la exploración de las culturas del noreste brasileño, con la religión. Es una novela bien ambiciosa”.

Esta novela es la mejor del Nobel peruano, redondea Valenzuela -autor del ensayo La ficción y la libertad. Cuatro ensayos sobre la poética de la ficción de Mario Vargas Llosa- “por el vínculo que el discurso ficcional establece con otros discursos, por la manera en que incorpora otros discursos: el histórico, el religioso, el antropológico, el etnográfico. Además, por la forma en cómo procesa un evento como una guerra, que ya es de por sí muy complejo de ser representado literariamente”.

Ficha de estudiante universitario de Mario Vargas Llosa | Fuente: Cátedra Vargas Llosa | Fotógrafo: Roberto Ruiz

2.- “La novela (casi) total”

Si bien reconoce que parte del público y la crítica elige “Conversación en la catedral, la selección de Agustín Prado, catedrático sanmarquino y magister en Literatura, también es “La guerra del fin del mundo” por tener “factores estilísticos y narrativos que la ponen por encima”.

El profesor universitario destaca, entre otras cosas, “la capacidad de haber construido personajes memorables, como el periodista miope, el León de Natuba; la capacidad de armar diferentes historias y envolver al lector en una historia mayor, que es la Guerra de Canudos (…) Vargas Llosa no experimenta, sino que dosifica sus estructuras con el tiempo. Además, hay una especie de árbol de historias, cada una es cautivante, sin perder la ilación de la historia central (…) Los que la han leído siempre la han considerado su gran obra”.

“Es su aspiración por alcanzar una novela total, una aspiración que tuvo cuando empezó como novelista”, comenta a RPP Noticias. ¿Y qué es la novela total para el Nobel peruano? “Mario Vargas Llosa entiende la ‘novela total’ a partir de lecturas como la de Tirante el Blanco (novela medieval de Joanot Martorell, 1490). A partir de ahí él explica que la novela total es la que aspira a abarcar todo un mundo, donde se puedan encontrar registros fantásticos, realistas, sociales, religiosos, amorosos, etc.

“[Vargas Llosa] pone como ejemplo [de novela total] a Tirante el blanco y en América Latina pone a Cien años de soledad, explica Prado, quien actualmente trabaja en una tesis de doctorado sobre el Nobel peruano. Sin embargo, hace la salvedad de que, si bien considera a esta como la mejor novela del autor peruano y la más cercana a ser su ansiada novela total, no termina de serlo. “Hay un aspecto en el que me parece que no termina de cerrar la totalidad de esa novela, que es el aspecto fantástico, pero creo que es la que más se acerca a [ser] la novela total de Mario Vargas Llosa”.

Mario Vargas Llosa durante una conferencia | Fuente: EFE

3.- La suma de sus exigencias

Javier Morales Mena, literato y profesor en la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, también elige a “La guerra del fin del mundo” como la mejor obra del autor arequipeño. “A través de su publicación, Mario Vargas Llosa logra mostrar al lector especializado y no especializado la máxima experimentación a la que ha llegado a través del uso de las formas narrativas, la construcción de personajes y la idea de una novela total”, comenta. “Estos elementos, además del tono épico y el contenido histórico, social y utópico de la novela, hacen que esta sea la que podamos decir que es la mejor obra de Vargas Llosa”.

El profesor universitario destaca también el valor de Conversación en La Catedral y señala que desde esta hasta La guerra del fin del mundo “hay una producción narrativa con muchísima exigencias y retos que superar, las cuales se plasman” en esta última.  “Yo diría que esta novela [La guerra del fin del mundo] es por la que Vargas Llosa goza del prestigio internacional”, comenta Morales Mena, quien señala que la crítica internacional se ha rendido en elogios hacia esta novela desde su publicación y hay consenso entre los especialistas de que es su mejor obra.

“A través de ‘La guerra del fin del mundo’, Vargas Llosa se posicionó como uno de los representantes de la narrativa en español con mayor proyección en ese momento”, dice Morales Mena. Considera, sin embargo, que sus obras posteriores no colmaron esas expectativas. “Ocurre con las novelas geniales: pocas veces sus autores se superan a sí mismos. Vargas Llosa no volvió a dar una novela de esa magnitud. Esto no es por falta de talento, él entendió por dónde iba el curso la narrativa en español: ya no por las grandes obras totales, sino por novelas con programas narrativos más sencillos y breves (…) Las novelas van exigiendo menos al lector”.

Obras de Mario Vargas Llosa en exposición | Fuente: Cátedra Vargas Llosa | Fotógrafo: Roberto Ruiz

4.- La casa y la guerra

El literato Carlos Garayar, escritor y crítico literario, coincide con sus colegas en poner a “La guerra del fin del mundo” como la mejor novela de Mario Vargas Llosa, pero pone también en la discusión a La casa verde (1966), novela ambientada en el norte y la selva del Perú y que se centra en lo que ocurre alrededor de un prostíbulo del mismo nombre. “No es que ‘Conversación en la catedral o La ciudad y los perros sean inferiores, pero estas representan una ampliación de las perspectivas de Vargas Llosa”, sostiene.

Sobre La guerra del fin del mundo, Garayar destaca su “perfección formal” y que es “un intento ambicioso que culmina la novela total, uno de los ideales de Vargas Llosa”. En el caso de La casa verde, “deslumbra la técnica que usa para crear un mundo verosímil”. Garayar indica que “la novela total no es un concepto fácil de definir”, y señala que algunos críticos consideran como tal a La casa verde por su exploración geográfica del Perú, mientras que otros eligen a Conversación en la catedral por su exploración de las clases sociales del país.

Otro concepto de “novela total” citado por Garayar es el del que junta todos los géneros, como El Quijote de Miguel de Cervantes Saavedra. Al respecto, señala que Vargas Llosa, luego de llegar a la “novela total” con La casa verde, exploró subgéneros literarios dentro de su proyecto narrativo con obras como la policial ¿Quién mató a Palomino Molero(1986) o la erótica Los cuadernos de don Rigoberto (1997). Con respecto al consenso de la crítica literaria sobre cuál es la mejor obra del narrador peruano, señala que “esto ha variado” y que estas clasificaciones son relativas y sujetas a cambios, pero considera que, a juicio de la crítica más reciente, La casa verde y La guerra del fin del mundo son “la culminación de la obra de Vargas Llosa”.


¿Qué opinas?