Chile adquirió una flota de 200 buses eléctricos para su sistema de transportes. | Fuente: Andina

El desarrollo de los autos eléctricos o la electromovilidad todavía está en pañales en el Perú. Sin embargo, a casi 4,000 metros sobre el nivel del mar, en Cajamarca, ya transita un bus de pasajeros con esta tecnología y, curiosamente, su punto de carga es considerado el más alto del mundo.

Lo que ya funciona, a modo de prueba en una mina de Cajamarca, se busca replicar en el sistema de transporte público de la capital, tal como ya sucede en Santiago de Chile, según Rik De Buyserie, gerente general de la generadora Engie Perú.

“Estamos teniendo conversaciones con la Municipalidad, pero también con empresarios de transporte de taxis y minero. No solamente estamos mirando el tema de buses eléctricos, también estamos mirando taxis eléctricos, autos eléctricos y también quizá algún día los mototaxis eléctricos”, comentó el ejecutivo.

La Red Metropolitana de Movilidad de Santiago, una especie de Metropolitano en Chile decidió incorporar a su flota 7,000 vehículos unos 200 buses totalmente eléctricos de la mano de Engie con lo que se convirtió en el segundo país después de China con la mayor flota eléctrica para el transporte público.

Pablo Dosque, jefe de proyecto de buses eléctricos para Buses Vule, uno de los operadores del sistema de transporte en Chile, explicó que optaron por incorporar estos buses a su flota debido a que es una tecnología que avanza de manera acelerada y no solo es amigable con el medio ambiente, sino que puede llegar a ser hasta 90% más barato que el diésel.

Chile encendió la chispa de los buses eléctricos en América Latina. | Fuente: Reuters

Sin embargo, en Perú todavía hay una serie de barreras de entrada. Quizá la más importante es la falta de un marco regulatorio que permita el ingreso de los vehículos eléctricos y el despliegue de la infraestructura para que puedan ser cargados, advierte el directivo de Engie Perú.

“¿Ahora qué necesitamos hacer, qué falta en Perú para hacer este tipo de proyectos? Del lado técnico no hace falta nada, hay proveedores que pueden prestar este servicio y en Engie queremos coordinar estos esfuerzos. Lo que si falta es la regulación y los incentivos, una regulación bien trabajada de las autoridades de ministerios que impactan en la movilidad eléctrica”, detalló Rik De Buyserie

Otro problema tiene que ver con el precio de los vehículos. Dado que la tecnología aún es nueva un bus eléctrico puede costar US$300 mil, mientras que uno a diésel es US$100,000 más económico. Pero Dosque sostiene que esta brecha se irá cerrando con el paso del tiempo.

“Sí es más económico en el largo plazo, además es una tecnología que está evolucionando mucho, el diésel ya está estancado, el eléctrico vemos que en tres o cuatro años ya las baterías van a pesar menos, van a rendir más, van a andar más kilómetros por menos kilowatt hora. Entonces apostamos de verdad que en 5 años un bus eléctrico va a ser mucho más eficiente”, agregó Dosque.

La Red Metropolitana de Movilidad de Santiago (RED) tiene nueva flota. | Fuente: Andina

En el Perú el Ministerio de Energía y Minas trabaja desde el año pasado en un reglamento que permita el despliegue de la infraestructura para esta tecnología e, incluso, se evalúa la entrega de bonos para las personas que obtén por adquirir vehículos eléctricos. Sin embargo, todavía todo sigue en papeles.

¿Qué opinas?