foto
La reactivación económica iniciará en mayo. En los siguientes meses, se reiniciarán otros sectores, previa evaluación del Ejecutivo. | Fuente: RPP

La pandemia de la COVID-19 ha impactado a varias empresas del mundo, especialmente a las de Perú. Ello hizo que la reactivación económica vaya a paso lento debido al confinamiento que se vive en nuestro país desde hace 54 días.

Sin embargo, desde este mes, algunas empresas podrán reiniciar sus actividades en cuatro fases, por lo que es importante que los líderes empresariales actúen de manera urgente.

Estas son las 12 acciones que deberá considerar el empresario de la pequeña, mediana y gran empresa para sacar adelante el negocio, según el estudio “COVID-19 Response: Big Decisions for CEOs Right Now—and Urgent Questions About the Time After” de la consultora estadounidense Boston Consulting Group (BCG)

Contar con un sistema de respuesta rápida y una estrategia de comunicación para que cada líder de una organización tenga un sistema virtual que permita saber el estado del mercado, operaciones y problemas claves.

Las empresas deben crear reservas y posponer proyectos de inversión de capital, conocer y considerar qué socios comerciales son lo suficientemente importantes para su cadena de valor y estar preparado para apoyarlos y ayudarlos a sobrevivir.

Es recomendable que los gerentes de cada área busquen formas de capturar participación de mercado donde se pueda y tratar de adaptarse al nuevo comportamiento del cliente.

Endurecer la seguridad de TI para que los ciberdelincuentes ataquen.

Construir planes de contingencia como el uso de canales alternativos.

Deben organizar una rápida aceleración en los canales de venta en línea para llevar a la compañía de ser offline a online.

Comprometerse con el personal. Apoyar a los padres que trabajan y que tienen que cuidar a sus hijos y proporcionarles educación en el hogar.

Establezca modelos detallados de sus cinco principales mercados para estimar cómo se desarrollarán. Debe actualizarse cada 48 horas a medida que se desarrolla la crisis.

Identificar oportunidades pro bono. Mejorará las habilidades de su organización.

Mantenerse fiel a los clientes. Si puede, ayudar a los más leales con soluciones que marcan la diferencia. Con ello estrechará los lazos.

Proteger a los colaboradores. La salud y la higiene son los primero: si su gente no se mantiene saludable, no tiene una empresa.

Reducir la velocidad de combustión con el fin de suspender los aumentos salariales, congelar la contratación, reducir el recuento de empleados de bajo rendimiento, cosechar los ahorros de eventos cancelados y reducir significativamente la comercialización.