Actividades comerciales
Las tiendas de conglomerados y centros comerciales pasarían de tener un aforo de 60% al 40%. | Fuente: Andina

A pesar de que la temporada de verano usualmente genera mayor actividad comercial, los negocios ya no mantendrán sus mismas expectativas debido a la llegada de la tercera ola de la pandemia de COVID-19.

Con el aumento de casos de coronavirus, el Gobierno indicó que Ica, Pisco, Jaén, Cusco, Cajamarca, Sullana, Talara, Trujillo, Pacasmayo, Chiclayo, Santa, Puno, Lima, Huara, Callao, Bagua, Chachapoyas, Tacna, Huancayo, Satipo, Ilo, Mariscal Nieto y Tumbes pasarán de nivel de alerta moderado a alto, lo que implica un cambio en las restricciones.

Ahora las actividades comerciales que operen en esas provincias tendrán que reducir sus aforos y atenerse al nuevo toque de queda, que irá desde las 11:00 p. m. hasta las 4:00 a.m.

"Buena parte del impacto de esta nuevas restricciones se va dar en 24 provincias, pero el peso económico de esas provincias vas mucho más allá, es un impacto importante", comentó el presidente de PeruCámaras, Carlos Durand.

El representante de PeruCámaras señala que entre los sectores más afectados estarán los vinculados a servicios, al ocio y la gastronomía.

Además, indica que el mayor problema para los negocios no es la reducción de aforos, sino la reducción del horario permitido para operar.

"Más allá de los aforos, es el tema de la restricción horaria, la poca movilidad que se va a tener que obligar al cierre de los negocios una hora antes", sostuvo.

Durand advierte que ante la reducción de horarios se generará una mayor concentración de público en los locales y el transporte, generando congestión y una mayor posibilidad de contagios.

También consideró que se podría afectar a un grupo de trabajadores del sector de servicios que laboran en el turno noche, pues se haría una reducción de personal debido al recorte del turno.