Ecuador sale este lunes de su peor crisis en décadas, con un país que estuvo paralizado durante casi dos semanas por las manifestaciones contra el aumento de los precios del combustible. | Fuente: AFP

El martes 1 de octubre, el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, anunció a través de un decreto ejecutivo que eliminaba el subsidio a las gasolinas, como parte de las condiciones puestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para un crédito de 4.200 millones de dólares.

Contra el ajuste económico

Según la Defensoría del Pueblo de Ecuador hay siete fallecidos, 1,340 heridos y 1,152 personas detenidas desde que se desatara la ola de manifestaciones contra el incremento de los precios de los combustibles hace doce días. Las tarifas de transporte urbano subieron de precio de entre 5 y 10 centavos de dólar. El galón de gasolina extra, que es la menos refinada, pasó de costar US$1.85 a US$2.30. El galón de diésel pasó de US$1,08 a US$2.27.

Ayer, el Gobierno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) llegaron a un acuerdo a través del cual se derogará el decreto 883 y se elaborará una nueva norma para sustituir el texto derogado.

El contrato con el FMI

El ministro de Economía y Finanzas de Ecuador, Richard Martínez, dijo que las medidas económicas responden al acuerdo que alcanzó en febrero el gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para aliviar el déficit fiscal.

En ese acuerdo con el cual Ecuador busca detener su peor crisis en décadas, el FMI le dio al país acceso a créditos por US$4.209 millones en tres años, de los cuales US$900 millones ya fueron entregados.

El FMI dijo en un comunicado que las medidas económicas de Moreno "tienen como objetivo mejorar la resiliencia y la sostenibilidad de la economía ecuatoriana".

Pero los críticos denuncian que la subida del precio del combustible provoca un excesivo aumento del costo de la vida.

Con información de AFP, BBC y EFE.

¿Qué opinas?