El crecimiento del próximo año estará impulsada por la mayor inversión pública, mientras que la inversión privada crecerá 5.0% el 2018.
El crecimiento del próximo año estará impulsada por la mayor inversión pública, mientras que la inversión privada crecerá 5.0% el 2018. | Fuente: ANDINA

Finalmente, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en su Informe de Actualización de Proyecciones Macroeconómicas, oficializó la revisión a la baja de su estimación de crecimiento de la economía peruana para este año, de 3.8 a 3 por ciento, tras la paralización de importantes proyectos por el caso de corrupción de Odebrecht y ante los impactos del fenómeno El Niño costero.

Confirma rebaja. "La economía peruana crecerá 3% este año y mantendrá su liderazgo en la región, a pesar de enfrentar el impacto del Niño Costero y la paralización de obras vinculadas a empresas brasileñas", señala el MEF.

El Banco Mundial también ha recortado su proyección del 4.2% que esperaban en enero a 3.7%, asimismo el Fondo Monetario Internacional (FMI) la redujo de 4.3% a 3.5%.

Dos realidades. De acuerdo al nuevo informe del MEF, se ha estimado que la inversión pública crecería hasta 15% este año, mientras que la inversión privada crecería solo 0.5%.

Sin embargo, el despacho del jirón Junín, espera según el documento publicado hoy, que el PBI peruano se consolide en el 2018 con una expansión de 4.5% impulsado por la mayor inversión pública, mientras que la inversión privada crecerá 5.0% en el mismo año.

Dicha proyección se sustenta en la estrategia de política económica de la actual administración que contempla tres ejes: una política fiscal expansiva; un impulso productivo a sectores claves; y la promoción de inversiones.

"En el mediano plazo, periodo 2019-2021, la economía convergerá a su nuevo potencial de 5.0 por ciento pues a la expansión de stock de capital (reconstrucción, infraestructura y minería) iniciada en el 2018, se sumarán las ganancias de productividad provenientes del proceso de formalización que está llevando a cabo este Gobierno".

La semana pasada el Gobierno pidió al Congreso autorizar una ampliación de sus metas fiscales debido a la mayor inversión y gasto público previstos para la reconstrucción.

Superávit comercial. De otro lado, la cartera liderada por Alfredo Thorne, revisó fuertemente al alza su meta de superávit comercial para este año a 3,706 millones de dólares desde 776 millones de dólares proyectados anteriormente, en medio de mejores precios de las materias primas.

El MEF proyectó asimismo un superávit comercial de 3,434 millones de dólares para el próximo año, mayor al superávit de 717 millones estimados en su reporte previo de agosto.

Perú es el segundo mayor productor mundial de cobre, el tercero de plata y de zinc y el sexto de oro. La actividad minera es clave para su economía porque la exportación de sus metales representa el 60 por ciento de total de sus envíos.

Reforma tributaria. El ministerio además señaló en su comunicado, que la reforma tributaria que busca emprender el gobierno mostrará sus primeros resultados, traducidos en mayores ingresos permanentes para los contribuyentes entre el 2018-2019.

"La reforma tributaria busca ampliar la base de contribuyentes más que modificar tasas impositivas, ésta se materializará en mayores ingresos permanentes a partir del 2018-2019", dicta la misiva.

La estrategia de formalización contempla ampliar la base de contribuyentes a través del registro de transacciones antes no registradas (formalización de la cadena de valor), para lo cual será clave el Régimen Mype Tributario (RMT) y el uso de facturas y comprobantes de pago electrónicos.

Otra fuente de ampliación de base tributaria será la formalización de rentas antes no declaradas y que permitirán mejorar el control de patrimonio no justificado; para dicho fin, son claves las medidas de amnistía y repatriación de capitales. A estos cambios de política tributaria se suman la simplificación administrativa y la reducción de costos de cumplimiento como instrumentos de formalización tributaria.

La estrategia de formalización se complementa con: la búsqueda de incrementar los beneficios y, reducir los costos de la formalidad. En el primer caso, a través de condiciones de financiamiento favorables para el segmento Mype, donde hay mayor informalidad, mediante el uso de instrumentos financieros, como garantías y líneas de crédito, condicionadas al registro en el RMT, esquema del Bono de Buen Pagador y devolución anticipada del impuesto general a las ventas (IGV).

La estrategia de formalización contempla ampliar la base de contribuyentes y para ello será clave el Régimen Mype Tributario  y el uso de facturas y comprobantes de pago electrónicos.
La estrategia de formalización contempla ampliar la base de contribuyentes y para ello será clave el Régimen Mype Tributario y el uso de facturas y comprobantes de pago electrónicos. | Fuente: ANDINA