El Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro creció un 0,3 % en el segundo trimestre del año después de haber registrado una caída del 0,2 % entre enero y marzo, lo que puso fin a año y medio de recesión, según los datos revisados que publica hoy la oficina estadística comunitaria, Eurostat.

La economía en el conjunto de los Veintisiete -ya que aún no incluye a Croacia, que entró en la UE el 1 de julio- se expandió un 0,4 % entre abril y junio, una décima más de lo previsto en la primera estimación de Eurostat, tras el descenso del 0,1 % del primer trimestre.

Esta evolución estuvo impulsada por el avance de Alemania (0,7 %) y Francia (0,5 %), pero otros países como España (-0,1 %), Italia y Holanda (ambas -0,2 %) siguieron en recesión.

En el caso de España, la caída del 0,1 % se produjo después de haber registrado una contracción del 0,4 % en el primer trimestre y del 0,8 % en los últimos tres meses de 2012.

En términos interanuales, el PIB de la zona euro cayó un 0,5 % en el segundo trimestre, dos décimas menos de lo pronosticado por la primera estimación de Eurostat.

La economía de la UE en su conjunto se mantuvo finalmente estable entre abril y junio, en lugar de contraerse un 0,2 % como apuntaban los datos provisionales.

En el primer trimestre del año, el dato interanual del PIB presentó una caída del 1 % y del 0,7 %, respectivamente.

Eurostat mantiene sin cambios la mayor parte de las cifras de su primer cálculo y sólo corrige los datos del aumento del PIB en Reino Unido (0,7 %, una décima más de lo previsto), República Checa (0,6 %, y no 0,7 % como anticipó), Lituania (0,7 %, una décima más) y Rumanía (0,5 %, frente al 0,3 % inicial).

La oficina de estadística incluye además datos nuevos de la evolución económica durante el segundo trimestre en Dinamarca (un incremento del PIB del 0,5 %) y Eslovenia (una caída del 0,3 %).

Los mayores incrementos del PIB en el segundo trimestre, en comparación con los tres meses anteriores, los experimentaron Portugal (1,1 %), Alemania, Lituania, Finlandia y el Reino Unido (todos, 0,7 %).

Los descensos más marcados en relación al trimestre anterior fueron los de Chipre (1,4 %), Eslovenia (0,3 %), Italia y Holanda (0,2 %).

En cuanto a los componentes del PIB, el consumo de los hogares aumentó un 0,2 % tanto en la zona euro como en toda la UE, después de caer un 0,2 % y mantenerse estable, respectivamente, en el primer trimestre.

La formación de capital fijo se incrementó un 0,3 % en la zona euro y un 0,4 % en los Veintisiete, tras presentar caídas del 2,2 % y del 1,8 %, respectivamente, entre enero y marzo.

Las exportaciones, por su parte, aumentaron un 1,6 % en el área de la moneda única y un 1,7 % en la UE, tras la caída del 1 % y del 0,6 % del primer trimestre, mientras que las importaciones crecieron el 1,4 % y el 1,2 %, respectivamente, después de contraerse el 1,1 % y el 0,9 %.

EFE