Alza de precios
Hasta esta semana se reportó que los precios de 10 productos principales de la canasta básica subieron a su mayor nivel del año. | Fuente: Andina

En las últimas semanas la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) anunció que los precios mundiales de los alimentos alcanzaron un nivel récord, generando un riesgo global de crisis alimentaria.

La FAO estima que la inflación alimentaria a nivel mundial podría llegar hasta un 22% este año, lo que generaría que el 40% de la población pase una situación de hambre.

Ante esto se proyecta que 50 países del mundo podrían enfrentar una situación crítica de inseguridad alimentaria por la crisis de fertilizantes, combustibles y cereales y, pese a que el Perú no es una de estas naciones la FAO sí señala que el panorama nacional es "delicado".

"Hay que entender que si bien la situación en Perú es difícil y complejo, no es un país que conforme el grupo de países que estará peor en el contexto mundial porque no es un importador neto de alimentos. Tampoco quiere decir que estará súper bien, está en una situación delicada porque ya venía con pobreza (30% de la población), que tiene un correlato con el hambre, desnutrición, anemia crónica y obesidad", comentó Mariana Escobar, representante de la FAO en el Perú, al diario Gestión.

En los próximos meses se estima que el mercado peruano podría enfrentar desabastecimientos parciales debido a alto precio de los fertilizantes y sus escasez para importarlos, pues era un producto que se compraba principalmente a Rusia.

"El problema en Perú viene por su alta dependencia de insumos, 90% de sus fertilizantes provenían de la Federación Rusa, otros insumos también subieron de manera escandalosa (trigo, maíz y soya) lo que está asociado a las disrupciones del comercio internacional en muchos sentidos, países que cerraron sus importaciones y las sequías", explicó.

Con esta situación, Escobar señala que es importante que en el corto plazo se reactiven y fortalezcan los canales de protección social, a lo cual se podría incluir una nueva entrega de bonos.

"La entrega de bonos alimentarios es también una opción y lo importante es tratar en la medida de lo posible que la entrega sea en dinero más que en alimentos, porque muchas veces la adquisición es sumamente compleja frente a la existencia de canales de bancarización como las cuentas DNI y monederos electrónicos; hay que aprovechar que estos instrumentos están todavía calientes (recién se han utilizado) y pueden mejorarse", comentó al medio local.

La representante de la FAO señaló que esta entrega de un bono alimentario es una propuesta del organismo que el Gobierno tendría que evaluar través de una Comisión Multisectorial y focalizarla para llegar a los más afectados por el alza de precios.

"Lo que comento es la urgencia de entregar ayuda alimentaria ante la crisis alimentaria y, básicamente, tiene que llegar a quienes más lo necesitan, debe ser ultra focalizada. El Gobierno entregará el bono en la medida que su capacidad fiscal lo permita, pero el primer reto es a la población en extrema pobreza que es el 5% de peruanos, y el reto enorme es llegar a ese 30% de población que está en situación de pobreza", sostuvo.

Escobar agregó que el gobierno tiene la función de mitigar un escenario en el que habrá serios problema de acceso a alimentos.

Como se recuerda, recientemente la Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro) advirtió que dentro de los próximos 3 o 6 meses la producción de alimentos tendrá una caída de 40% debido a la falta de oferta de fertilizantes.

Por el momento la FAO indica que están trabajando con el Ministerio de Desarrollo Agrario (Midis), para monitorear el precio de los alimentos y modelar soluciones sobre el suministro de alimentos.

La representante del organismo agregó que para el mediano y largo plazo se debe reducir la dependencia de insumos importados.