Andina

El lavado de activos sigue siendo uno de los grandes problemas que afronta el sistema de justicia peruano. Según la fiscalía cada año se lavan 10 mil millones de dólares generados en actividades ilegales. El fiscal de la Nación, José Pelaez, afirma que casi un tercio de este monto se debe a actos de corrupción de funcionarios.

"Son unos 10 mil millones de dólares y están entre el tráfico ilícito de drogas, las extorciones, el delito de corrupción... en este hablamos más o menos de tres mil millones a cuatro mil millones (de dólares)", comentó el fiscal.
     
En lo que va del 2013 los bancos y demás entidades financieras han reportado más de 3,200 operaciones sospechosas realizadas tanto por empresas como por personas naturales.  Según la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) el número de operaciones reportadas crece en más de 20 por ciento cada año.

Se ha detectado que hay dos actividades económicas que concentran los reportes sospechosos. Una de ellas es la exportación de bienes, donde muchas empresas no han podido probar en envío de mercadería. El otro sector favorito para el lavado de activos es la construcción.             

"En el sector constructor hay una costumbre que es: se forma una empresa, se hace un edificio; se cancela esa empresa, se forma otra empresa, se hace otro edificio y eso es muy complicado de darle seguimiento", dijo Sergio Espinosa, superintendente de la UIF.

Pero además, las autoridades han detectado que el lavado de activos no es exclusividad de pequeñas empresas fantasma, sino incluso de grandes empresas que mueven pequeños montos de dinero en los bancos. Esta práctica, conocida como "pitufeo", evita que se activen las alertas por monto de operación.