El Referéndum es un mecanismo de participación ciudadana por el que se le consulta a la población su opinión acerca de temas considerados de especial importancia para el desarrollo y progreso de un país.
El Referéndum es un mecanismo de participación ciudadana por el que se le consulta a la población su opinión acerca de temas considerados de especial importancia para el desarrollo y progreso de un país. | Fuente: ANDINA

Durante su Mensaje a la Nación, el presidente Martín Vizcarra planteó un proyecto de adelanto de elecciones generales a julio del 2020, que será ratificado con un referéndum para que la ciudadanía decida. 

En la última década las elecciones en el país (presidenciales, subnacionales, referendos y revocatorias) le han costado al país S/2.018,2 millones. 

Costo de última elección

En las elecciones presidenciales del 2016, la ONPE solicitó un presupuesto de más de S/338 millones para el despliegue de mesas de sufragio y personal en todo el país, además de las mesas que se tuvieron que implementar en el extranjero. 

De esta manera, tomando en cuenta los últimos comicios nacionales de los que se tiene datos (2014, gobernadores y alcaldes; y 2016, presidenciales), la inversión del Estado para garantizar que todos los peruanos puedan acceder al voto es de S/15,1 o US$4,54 por ciudadano.

Referéndum ¿Cuánto costaría la consulta popular?

Según el ex jefe de la ONPE, Fernando Tuesta, un referéndum costaría más que el proceso de revocatoria contra Susana Villarán, que solo se realizó en Lima Metropolitana. En el referéndum se debe consultar además de los más de 31 millones de peruanos que viven en el país, los que residen en el extranjero.

En su momento, la ONPE informó que el proceso de revocatoria contra la ex alcaldesa de Lima costó S/ 69 millones. A ese monto debe sumarse los S/ 33 millones para los procesos de revocatoria en provincias, con lo cual la cifra total por este concepto supera los S/ 102 millones.

El adelanto de elecciones generales cuesta mucho más que una elección presidencial, pues los peruanos deben elegir no solo al presidente, sino también a congresistas por voto preferencial y parlamentarios andinos.