MEM

Perú busca un acuerdo amistoso con la canadiense Bear Creek para destrabar el desarrollo de su proyecto de plata Santa Ana, cuyos derechos le fueron cancelados en 2011 tras una protesta, dijo el jueves el ministro de Energía y Minas, Jorge Merino.

El desarrollo de Santa Ana fue anulado en los últimos días del Gobierno del ex presidente Alan García tras protestas de pobladores de la región sureña de Puno, cerca de la frontera con Bolivia, que rechazaban su operación por temor a un daño ambiental.

Bear Creek Mining Corp, que había interpuesto un recurso legal para intentar recuperar la concesión del depósito, dijo la semana pasada que esperaba abrir la puerta a un diálogo con el Gobierno para evitar recurrir a instancias internacionales de arbitraje que ayuden a revertir esa decisión.

"Esperamos que el tema de Santa Ana pueda ser resuelto lo antes posible de manera que pueda explotarse esas reservas de plata, con el nuevo concepto de desarrollo e inclusión social que no había anteriormente", dijo Merino en conferencia con la prensa extranjera.

"Nosotros estamos buscando una solución amistosa dentro del marco de la ley (...) y hay la mejor disposición del Gobierno para facilitar destrabar ese proyecto", agregó.

La mina, donde se tenía planeado producir 5 millones de onzas de plata al año desde 2012, tiene reservas por 63,2 millones de onzas de plata.

Bear Creek recibió la semana pasada la aprobación de su estudio de impacto ambiental para desarrollar su proyecto de plata Corani, otra mina de la firma en Puno, pero más grande que Santa Ana.

Corani, cuya inversión se estima en unos 574 millones de dólares, logró la aprobación de la población a inicios de año tras concretar algunos proyectos de desarrollo social en esa zona.

"Estamos haciendo un muy buen trabajo conjuntamente con la empresa en Corani y esperamos que esto se supere para hacer lo mismo en Santa Ana", afirmó Merino.

Corani produciría unos 13 millones de onzas de plata al año durante sus primeros cinco años de producción, según la compañía.

Perú es el tercer productor mundial de plata y tiene a la minería como uno de los motores de su crecimiento debido a que las exportaciones de sus metales representan el 60 por ciento de los envíos totales.

El presidente Humala busca apaciguar los conflictos sociales en el clave sector minero desde que unas violentas protestas paralizaron el proyecto de oro Conga, de unos 5.000 millones de dólares, de la estadounidense Newmont Mining.

REUTERS