Moody’s
La modificación en la calificación del Perú se da ante las dudas por la conformación del gabinete ministerial y las tensiones entre el Ejecutivo y Legislativo. | Fuente: Andina

Esta semana Moody's rebajó la calificación de riesgo de Perú de A3 a Baa1 con perspectiva estable, lo que implica un impacto negativo en la economía peruana, según indicó la agencia de calificación.

Pese a este cambio, el Perú se mantiene como la segunda mejor calificación crediticia en América Latina. Pero ¿a qué se debió esta caída?

¿Por qué se rebajó la calificación del Perú?

En su comunicado, Moody’s señala en que uno de los factores de esta calificación es el entorno polarizado que ha aumentado el riesgo político, y ha debilitado la capacidad de formular políticas efectivas.

La falta de claridad percibida sobre las políticas de la nueva administración, las dudas por la conformación del gabinete ministerial y las tensiones entre el Ejecutivo y Legislativo fueron determinantes para esta rebaja en la calificación crediticia del país.

"Moody's cree que aunque es probable que la inestabilidad política se mantenga alta, la calificación actual captura el deterioro anticipado de la situación económica y fiscal, siempre que las políticas se mantengan ruta de consolidación fiscal propuesta por las autoridades", indicaron.

La calificadora también señala que el Perú refleja una exposición moderada a riesgos ambientales y sociales, así como riesgos de gobernanza.

En el lado de los riesgo sociales, señalan que los bajos niveles de ingresos, una gran economía informal y la desigualdad de ingresos han provocado tensiones sociales "que retrasan la construcción de proyectos mineros o imponer costos adicionales cuando las comunidades remotas rechazan los proyectos de infraestructura y otros tipos de inversiones a gran escala".

También indican que la infraestructura deficiente del país y la actividad del sector primario están expuestas a sequías e inundaciones de El Fenómeno meteorológico del Niño.