Foto: P

La alerta de tsunami que se produjo en todo el litoral peruano, tras el  terremoto de 8,9 grados que sacudió Japón el viernes pasado obligó a la Autoridad Portuaria Nacional (APN) a detener las operaciones en el Puerto del Callao. Esta decisión ha dejado hasta el momento 16 buques esperando en la bahía el ingreso al principal puerto del país.

El gerente general de DP World Callao, Maciek Kwiatkowski afirmó que solo en el Muelle Sur (parte del puerto que opera la empresa de origen árabe) hay 3 buques detenidos con alrededor de 800 contenedores cada uno.

“Claramente el hecho que algunos barcos no puedan entrar, significa que el puerto no puede trabajar y eso genera costos, pero (en este momento) es muy difícil definir eso”, explicó.

Por su parte, el presidente de Enapu, Mario Arbulú, precisó que hay 13 buques esperando ingresar al Muelle Norte, infraestructura que opera la empresa estatal. Sin embargo confía que la APN reiniciará las operaciones de ambos muelles entre hoy o mañana.

“Hay una decisión de no abrir el puerto por razones de seguridad, hay remolinos que están generándose en la boca de entrada, por eso  se toma todas las consideraciones”, dijo.

La APN evaluará reiniciar las operaciones en el puerto chalaco, luego de que la Dirección de Capitanía, el Instituto del Mar del Perú e Hidrografía de la Marina hayan disipado todos los temores de un posible tsunami.