Andina

La reducción de la franja de precios de los alimentos no se traduciría en alimentos más baratos para los consumidores finales debido a que no se está tomando en cuenta toda la costos de producción, distintos a los de otros países.

Para el presidente de la Asociación de Industriales Lácteos (Adil) Rolando Piskulich, solo se está creando una falsa expectativa sin un sustento técnico.

"Es totalmente falso, es especulativo, genera una expectativa falsa en el consumidor, podría interpretarse que no es una medida económica sino política, y con la economía no se juega, con la economía no se puede hacer política", precisó Piskulich.

Los importadores serían los más beneficiados ya que al reducir la franja, los productores nacionales competirían en desventaja con los productos extranjeros, los cuales están subsidiados por sus estados.

En el caso de los granos de maíz que es alimento para el pollo se reduciría el kilo de un sol a 65 céntimos precios que no dejarían ganancias para el productor, señaló Uldarico Castillo, presidente de la Asociación Peruana de Granos y Cereales (Apegrace).

"Inclusive en algunos casos, no se va a llegar ni a recuperar los costos de producción, la perdida va a ser para el productor nacional en un 20 o 30 por ciento de su costo de producción", detalló

Los gremios de productores de lácteos, azúcar y leche han solicitado una reunión con el primer ministro Pedro Cateriano, para pedir que se corrijan estas medidas que los perjudicarían.