El incremento de los precios internacionales de los alimentos de las últimas semanas, en especial de la soya, el trigo y el maíz, tendrá impactos en la economía peruana a finales de año con un incremento de la inflación pero no debe preocupar, pues este será absorbido a lo largo del 2013, aseguró el Gerente de Estudios Económicos del Banco de Crédito (BCP), Alonso Segura.

Segura explicó que el impacto total del alza de los precios de los alimentos será que la inflación subirá en 0.8 puntos porcentuales, los cuales se verán recién hacia fines del primer trimestre del siguiente año, pero la mitad de esta cifra se sentiría a finales del año.

“Creemos bajo nuestro escenario base que sobre nuestras proyecciones de inflación previa tendríamos 0.4 o 0.5 más de inflación al cierre de este año, frente a lo que habíamos proyectado y por eso es que nuestra proyección de inflación que era de 2.8% la hemos subido a 3.2%”, precisó.

Esta proyección implica que la inflación sólo de alimentos será de 8% al finalizar el 2012, debido a un problema de abastecimiento de granos principalmente por los problemas de sequía que afectan a Estados Unidos.

Sin embargo, en la misma línea que el Ministerio de Agricultura (Minag) para el BCP estos resultados no tendrán mayores problemas para la economía peruana.

No nos preocupa.  Es un choque de oferta importado, que en principio no debería tener efecto rebote, entonces debería de reabsorberse automáticamente y normalizarse conforme transcurra el siguiente año”, dijo Segura.