Impuesto
La OCDE calculó en octubre pasado que este impuesto mínimo global podría recaudar US$ 100,000 millones al año. | Fuente: Reuters

Este fin de semana el G7, conformado por Alemania, Canadá, los Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido, acordó establece un impuesto global a las grandes multinacionales.

Según indican, se trata de un impuesto corporativo mínimo de al menos un 15% a nivel mundial.

La OCDE calculó en octubre pasado que este impuesto mínimo global podría recaudar US$ 100,000 millones al año, o el 4% del impuesto corporativo mundial. Pero, esta cifra sería baja, pues se basa en una tasa de 12,5%, que era el objetivo de las conversaciones en aquel momento.

¿Cuándo estará aprobada a nivel mundial?

Tras el acuerdo alcanzado por el G7, el siguiente paso para establecer las bases de cómo se hará es una reunión del 30 de junio al 1 de julio de los 139 países que negocian normas de tributación transfronteriza en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Lo que se acuerde en esa reunión será presentada a los ministros de Finanzas de los países miembros del G20 para que sea aprobado entre el 9 y 10 de julio.

Sin embargo, la OCDE y Estados Unidos señalan que es probable que la reunión del G20 se realice en octubre.

La aprobación del G20 significaría que las mayores economías del mundo la aplicarían, por lo que su alcance sería efectivamente mundial.

De acuerdo con Reuters, si el acuerdo no acaba por completo con los paraísos fiscales, los hará mucho menos atractivos para muchas empresas que buscan reducir su carga fiscal, pero también volverá más atractivos sus antecedentes ante inversores que se centran en la gobernanza medioambiental, social y corporativa.

Con este impuesto se dará a los países el derecho de añadir tributos adicionales sobre las utilidades de las empresas en países con tasas impositivas inferiores al mínimo global.

Por el momento, el G7 acordó que los gobiernos deberían tener derecho a gravar al menos el 20% de los beneficios obtenidos en su país por una multinacional por sobre un margen del 10%.

Pero, se proyecta que los países que negocian el impuesto global podrían excluir a algunos sectores de este tributo. Por ejemplo, es probable que las industrias extractivas queden excluidas, ya que las empresas suelen pagar derechos por adelantado al gobierno donde se encuentran las minas o los yacimientos petrolíferos.

(Con información de Reuters).