El ministro de Economía, Alonso Segura Vasi, afirmó que "el régimen peruano de pensiones no ha sido un fracaso", aunque sí reconoció que aún hace falta ampliar la cobertura para que más trabajadores ingresen a un sistema contributivo para sostenerse en la jubilación.

Hoy solo uno de cada cuatro trabajadores peruanos tiene empleo formal y contribuye a un sistema pensionario, ya sea en la ONP o en las AFP, las cuales tienen unos 2,5 millones de aportantes activos  otros 2,5 millones de afiliados que no aportan.

En entrevista con RPP Noticias, Segura se refirió al estudio publicado esta semana por un grupo de investigadores de la Universidad del Pacífico, el cual propone otorgar una pensión universal mínima -de unos 216 soles- con cargo a los impuestos y hacer voluntarios los aportes previsionales que hoy son obligatorios.

"Todo debate contribuye pero esta propuesta, en particular, va a contracorriente de lo que se está haciendo a nivel internacional", dijo Segura en alusión a los sistemas no contributivos de los países industrializados que entraron en crisis por ser insostenibles con una población que tiende al envejecimiento.

El ministro precisó que la población de América Latina tiene hoy una esperanza de vida 20% mayor que la que tenia hace cuatro décadas y latasa de natalidad cae. "El debate es importante, pero hay que partir de ciertos argumentos claros", criticó Segura.

El ministro dijo que las tasas de reemplazo de las AFP peruanas no son las de un sistema maduro pues aún no existen jubilados que hayan iniciado su aportación en el sistema privado. Las AFP tienen en el Perú 20 años de establecidas y hoy pagan pensiones que varían entre el 40% y el 60% del salario que tenía el aportante antes de la jubilación.

Segura opinió que el estudio de los investigadores de la Universidad del Pacifico lleva el debate en una dirección errónea y que más bien debe discutirse ahora cómo hacer que más trabajadores se afilien y cómo mejorar la rentabilidad de los afiliados a las AFP.

En ese sentido precisó que se está trabajando con la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP para permitir más flexibilidad en la inversión de los fondos, de manera que sea más fácil diversificar y con ello bajar el riesgo.

"Así buscamos aumentar la rentabilidad ajustada por riesgo, que es el mayor determinante de la tasa de reemplazo", dijo Segura, quien precisó que la retabilidad obtenida por las AFP hasta ahora ha sido "extraordinaria".