Stiglitz, Nobel de Economía 2001, recibe doctorado honorífico en Uruguay

En su discurso de recepción del doctorado, el estadounidense Joseph Stiglitz señaló que “los mercados o el crecimiento por sí solos no van a resolver” problemas como la desigualdad.
Joseph Stiglitz | Fuente: EFE

El estadounidense Joseph Stiglitz, ganador del Premio Nobel de Economía 2001 y conocido por sus postura crítica respecto al libre mercado y la globalización, fue investido hoy doctor "honoris causa" por la Universidad de la República (Udelar), la mayor institución universitaria de Uruguay.

"A mi juicio, un sistema económico que no proporciona bienestar a una parte muy importante en la sociedad es un sistema económico que fracasa", aseveró Stiglitz sobre el capitalismo en su discurso de recepción del doctorado.

El Nobel de Economía indicó que por su origen obrero conoció la "marginación", el "racismo" y la "pobreza", lo que contrastaba con las enseñanzas que recibió en su formación universitaria sobre "la mano invisible" que regulaba "los mercados perfectos".

En ese sentido, destacó que en la economía capitalista de las últimas décadas "los ingresos no solo han estado estancados, sino que además están reduciéndose".

Asimismo, criticó la "economía de goteo", que busca una economía "más dinámica" a través la reducción de impuestos en los estratos superiores y la desregulación laboral, en la que "aumenta la desigualdad pero a todos les toca un trozo más grande del pastel".

A su criterio, estos factores han aumentado la brecha salarial entre los presidentes de las empresas y los trabajadores más abajo en la escala jerárquica.

"A las personas en la cima les ha ido bien pero al resto de la sociedad no. Eso quiere decir que los mercados o el crecimiento por sí solos no van a resolver el problema", dijo.

Por su parte, el rector de la Udelar, Roberto Markarián, destacó que una de las razones por las que la institución resolvió otorgarle el doctorado "honoris causa" fue el apoyo que Stiglitz le dio a la creación del instituto Ridge, con sede en Uruguay, que incorpora la visión de los países en desarrollo en el pensamiento económico.

"Las visiones del Sur no han sido escuchadas ni articuladas bien y por eso es importante que las instituciones como Ridge proporcionen un marco en el que estas ideas puedan ser implementadas y articuladas, para que los objetivos globales reflejen mejor el pensamiento del Sur", indicó Stiglitz.

EFE