Más de diez galas, innumerables coqueteos y mucha polémica precedieron el final de la telenovela protagonizada por Gisela Valcárcel y Roberto Martínez que, desde que se inició El Gran Show, mantuvo en vilo a los seguidores de la popular "Señito", quienes especularon sobre una posible reconciliación con su ex esposo.  

Antes de iniciarse la más reciente gala del concurso de baile ya se había confirmado que el ex futbolista abandonaría la pista de baile debido a una lesión en la pierna, pero nadie pudo vaticinar la gran emoción con la que Gisela le dijo adiós a Roberto.

Con una rosa blanca en la mano, el ex jugador de Universitario de Deportes entró en el set para su despedida, y se abrazó con su ex esposa.

"Quiero agradecerte a ti y a Dios, porque él nos dio la posibilidad de compartir y de volver a sentir cariño. Y esto no estaba en nuestros planes. Espero que esta no sea la última vez que nos vemos. Y de verdad, te quiero", señaló Martínez.

A lo que Valcárcel respondió con una confesión.

"Recuerdo que la última vez que nos vimos (hace 15 años) te dije: "No quiero volver a verte. Y guarda distancia si estás cerca de mí. Ahora, todo ha cambiado y quiero volver a verte".

Fue en ese momento cuando Gisela derramó algunas lágrimas mientras que los ojos de Martínez se enrojecieron.

Para muchos críticos del "reality", Roberto Martínez no debió permanecer tanto tiempo en el concurso, debido a que otros concursantes a los que eliminó en varias galas demostraron mayor pericia en la pista de baile.

Pero, de acuerdo a la rubia, la permanencia de su ex esposo en su programa se debió únicamente al apoyo recibido por el público, a través de la página web oficial del show. Gisela negó, en repetidas ocasiones, que existiese favoritismo por "salvar" a Martínez en el concurso.