EFE

Durante el debate presidencial republicano de CNN, los candidatos Carly Fiorina y Jeb Bush aprovecharon para “desarmar”  la ofensiva de Donald Trump y desdibujar, por momentos, la usual sonrisa del magnate inmobiliario.

La candidata Carly Fiorina confrontó al empresario cuando se le consultó sobre los comentarios de Trump acerca de su aspecto físico y dijo: "¡Mira esa cara! ¿Acaso alguien votaría por eso?".

Fiorina disparó con esta frase: "Creo que las mujeres de todo el país escucharon muy claramente lo que dijo el Sr. Trump".

Trump quien no ha desaprovechado ninguna oportunidad para devolver los ataques solo dijo: "Yo creo que ella tiene una cara bonita y que es una mujer hermosa".

No solo Fiorina aprovechó el momento para enfrentar a Trump, sino también lo hizo el candidato Jeb Bush.
Bush defendió a su esposa Columba de los comentarios de Trump. "Si mi esposa fuera de México, pienso que tendría una debilidad por las personas de México", había dicho el empresario antes.

Bush exigió que Trump se disculpara por haber culpado a su esposa sobre sus opiniones en cuanto a inmigración. Trump rehusó disculparse.

“Insertar a mi esposa a la discusión política estridente fue completamente inapropiado”, Bush le dijo cara a cara a Trump, ya que ambos estaban parados juntos ante los podios. “Espero que te disculpes por eso, Donald”.

A lo que Trump respondió: “Yo no voy hacer eso porque no dije nada equivocado y oigo que es una mujer encantadora”.