Cortes

“El momento de la alimentación debe ser agradable, divertido y no generar estrés al niño ni a la madre o encargado de alimentarlo. En un inicio el niño recibirá la gran mayoría de los nutrientes necesarios de la leche que toma, por lo tanto, no requerirá de grandes cantidades de alimentos”, dijo la médico pediatra Paola Arrús.

Consistencia de los alimentos.-
•    Los alimentos deben darse en forma de purés o papillas espesas.  No es recomendable darle caldos ni sopas.
•    Aumentar la consistencia y la variedad de los alimentos gradualmente conforme crece el niño, adaptándose a los requisitos y habilidades de los niños.
•    A los 8 meses, la mayoría de niños también pueden consumir alimentos que se pueden comer con los dedos (meriendas que pueden servirse los niños por si solos).
•    A los 12 meses, la mayoría de los niños puede comer el mismo tipo de alimentos que el resto de la familia.

Frecuencia de alimentos y densidad energética.-
•    Aumentar el número de veces que el niño consume los alimentos complementarios conforme va creciendo.
•    Los niños generalmente ingieren pequeñas cantidades por lo cual debemos asegurar que los alimentos que reciban tengan la densidad calórica adecuada.

Contenido nutricional de los alimentos.-
•    Dar alimentos variados y según lo recomendado para su edad para asegurarse de cubrir las necesidades nutricionales.
•    Las frutas y verduras deben ser consumidas a diario.  Las frutas deben darse preferentemente crudas y con cascara si fuese posible.   A partir de los 10 meses ya podrán recibir algunas verduras crudas.
•    Evitar la administración de bebidas o jugos con un bajo valor nutritivo, como tés, café y sodas. 

“La forma como se cocinan los alimentos es muy importante para conservar los nutrientes.  Lo más recomendable es la cocción al vapor. Es importante que tanto la madre como el niño disfruten de esta nueva experiencia”, recomendó la especialista.

Más información aquí.