El Gobierno y la oposición en Venezuela volvieron a cruzar acusaciones en torno al llamado oficial a un diálogo para encontrar una salida a la crisis abierta por las protestas iniciadas hace un mes y que ya se ha cobrado un total de 28 vidas.

Entre fuertes críticas a algunos dirigentes opositores, el presidente, Nicolás Maduro, dijo que no aceptaba condiciones para dialogar con la oposición, que insistió con una agenda de cinco puntos que considera necesarios para poder sentarse a la mesa de negociaciones con el Gobierno.

Con tono encendido, Maduro acusó a la plataforma opositora Mesa de Unidad Democrática de haberse dejado "secuestrar" por una "minoría fascista".

"Sin condiciones, no le acepto condiciones a nadie", sostuvo el mandatario en declaraciones a la televisión estatal.

Poco después, señaló en un acto público que la alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) "no quiere dialogar, se niega a sentarse a hablar de la paz en el país".

"Yo llamo a los votantes de la oposición (...), el pueblo opositor quiere paz, está cansado de tanta conflictividad inútil", agregó.

También advirtió a los estudiantes opositores que mantienen las protestas contra él que si no se sientan a dialogar avalarán los hechos de violencia en el país.

"Lo digo por enésima vez: los convoco al Palacio de Miraflores, si no quieren ir es porque ustedes siguen avalando a la derecha violenta de este país", indicó Maduro.

"NO AGUANTAS UN DEBATE"

El líder opositor Henrique Capriles replicó a Maduro en la red social Twitter señalando: "Nicolás te lo he dicho mil veces, no aguantas un debate conmigo! Además el debate lo tienes en las calles! Atiende el caos que creaste!".

La MUD ha declinado las invitaciones de Maduro a conversar al cuestionar el compromiso del Gobierno con un diálogo verdadero y hoy insistió en un comunicado que primero deben darse algunas condiciones.

Entre las condiciones, exigió la libertad del dirigente opositor Leopoldo López, justicia para las víctimas de lo que describe como represión en las protestas, el "cese a la corrupción" y un diálogo con "una agenda clara y en igualdad de condiciones".

Maduro instaló en febrero la Conferencia de Paz como una ventana de diálogo ante las protestas, pero la convocatoria no contó con la asistencia de la MUD y fue rechazada también por los estudiantes.

A un mes del estallido de las protestas luego de que una marcha inicialmente pacífica en Caracas terminara con incidentes y tres muertos, la fiscal general, Luisa Ortega, informó hoy que el número de víctimas fatales llega a 28 y el de heridos a 365.

EFE